Una rotonda y 230 viviendas para desatascar y dar mejor imagen a la zona del río Henares, según el plan inicial. Los atascos previos ya están aquí desde hace muchos meses. (Foto: La Cró[email protected])

Será desde este jueves, 6 de octubre de 2022, cuando se aplique una nueva organización del tráfico rodado en los alrededores del puente árabe, lo que afecta a muchos cientos de conductores cada día. Los nuevos sentidos de circulación, y las prohibiciones también, se mantendrán al menos hasta el 17 de octubre, lunes.

Los cambios son los siguientes:

  • La carretera de Marchamalo queda cerrada al tráfico y con ello el actual desvío provisional se anula. Los vehículos que accedan a la ciudad por la carretera de Fontanar CM-101 lo harán directamente a través del trazado de la nueva rotonda.
  • Los vehículos que quieran acceder a Guadalajara desde la carretera de Marchamalo deberán utilizar la calle Cristóbal Colón, la propia CM-101 y la Ronda Norte CM-10.
  • La carretera de Marchamalo queda cerrada al tráfico y con ello el actual desvío provisional se anula. Los vehículos que accedan a la ciudad por la carretera de Fontanar CM-101 lo harán directamente a través del trazado de la nueva rotonda.
  • Los vehículos que quieran acceder a Guadalajara desde la carretera de Marchamalo deberán utilizar la calle Cristóbal Colón, la propia CM-101 y la Ronda Norte CM-10.
Croquis de la nueva distribución del tráfico alrededor del puente árabe de Guadalajara desde el 6 de octubre de 2022. (Fuente: Ayuntamiento de Guadalajara)

Cambios provocados por las obras en la rotonda

El avance de los trabajos de construcción de la rotonda junto al puente árabe, en Guadalajara, dentro del proceso de desarrollo urbanístico del sector SUE-30, es lo que introduce nuevas modificaciones provisionales de tráfico en este nudo, que conecta las calles Francisco Aritio, Paseo de la Estación y la carretera CM-10.

El proyecto de urbanización del SUE 30 abarca una superficie total de 47.500 metros cuadrados, de los que 21.000 corresponden a viales y aparcamiento y 8.500 metros cuadrados a zonas verdes.

En el nuevo suelo residencial disponible se pondrán construir más de 200 nuevas viviendas, libres y protegidas, en edificios de hasta siete plantas.