Un ternero víctima de los lobos, en imagen de archivo.

El Diario Oficial de Castilla-La Mancha ha publicado este miércoles las convocatorias de ayudas para ganaderos de extensivo para paliar los posibles daños por ataques de lobos o buitres, publicación que respecto a años anteriores se adelanta en el calendario para que se puedan solicitar desde el día 1 de enero, y así disminuir los tiempos de respuesta en la tramitación de los expedientes de los casos que pudieran producirse desde el inicio del año 2021.

En el caso de las ayudas para paliar los daños por lobo ibérico en el año 2021, se destinan específicamente a la provincia de Guadalajara, puesto que es la única de la región donde se encuentra una población estable. Las de buitre abarcan al conjunto de la Comunidad Autónoma. En ambos casos, se mantiene el importe de las mismas con un máximo de 1.500 euros por cada ataque a ganado caprino y ovino, y 2.000 euros para cada ataque a vacuno. El presupuesto estimado total previsto para esta convocatoria es de 60.000 euros.

No serán subvencionables los ataques dentro de los límites de un monte incluido en el Catálogo de Montes de Utilidad Pública o propiedad de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, cuando no resulte acreditado que el ganado objeto del siniestro contaba con la preceptiva autorización para pastorear en el mismo. Tampoco lo serán los ataques que tengan lugar en naves cerradas, “así como en los que se constate una clara negligencia o actuación fraudulenta en la protección de los animales frente a este tipo de ataques”, según detalla la norma.

Delegación de Agricultura en Guadalajara, en diciembre de 2020. (Foto: La Crónic@)
Delegación de Agricultura en Guadalajara, en diciembre de 2020. (Foto: La Crónic@)

Un procedimiento laborioso

Cuando un ganadero tenga conocimiento de un posible ataque de lobos a su ganado, deberá comunicarlo, salvo causas excepcionales, dentro de las 24 horas siguientes al mismo a los Agentes Medioambientales de la demarcación territorial donde se haya producido el ataque, para que procedan a realizar la visita a la explotación y evaluar los posibles daños, recogiendo la información necesaria en acta. Recibida la comunicación, los agentes medioambientales designados levantarán la oportuna acta de inspección, en la cual se hará constar, además de los datos identificativos habituales, los hechos observados, las circunstancias del ataque y las cabezas indemnizables de ganado doméstico. Esta acta será el documento de referencia para determinar la cuantía de la ayuda por el personal técnico de la Delegación Provincial de la Consejería en Guadalajara. Una vez comunicados los daños, el plazo de solicitudes será de un mes a contar desde el día siguiente a la fecha del ataque.

Conciliar ganadería, buitres y lobos

Bellido y Martínez Arroyo, cambiando impresiones este lunes en las Cortes de Castilla-La Mancha.
Bellido y Martínez Arroyo, cambiando impresiones en las Cortes de Castilla-La Mancha.

Según ha explicado el consejero de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural, Francisco Martínez Arroyo, “ambas son medidas agroambientales de apoyo a los ganaderos de extensivo, que son quienes durante siglos han moldeado el paisaje que hoy tenemos en la región, y tienen una gran relevancia medioambiental, ya que permiten la conciliación de la actividad ganadera con la presencia de estas especies en el medio rural”.

La finalidad de las ayudas no es otra, ha recordado el titular de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural, que propiciar la conciliación de la presencia de buitres y lobos con los usos ganaderos de la comunidad autónoma, en especial con la ganadería extensiva.

Más información: