Alberto Rojo, alcalde de Guadalajara, en una fotografía institucional a finales de 2021.
Alberto Rojo, alcalde de Guadalajara, en una fotografía institucional a finales de 2021.

El alcalde de Guadalajara, Alberto Rojo, se ha mostrado “muy satisfecho” por el paso dado este miércoles por parte de Cummins con la adquisición de terrenos en el polígono del Ruiseñor, que constituye “un paso más” en la localización del gigante americano en la Capital.

“Estoy muy satisfecho porque lo que hoy sabemos es que Guadalajara contará con la mayor planta de producción de hidrógeno verde; que Cummins apuesta por nosotros después de meses de intenso y discreto trabajo”, ha valorado.

El alcalde se expresaba así a preguntas de los medios de comunicación, después de que se conociese que este miércoles ha finalizado la operación de compra de terrenos por parte de Cummins.

«Agradezco mucho el trabajo realizado por mi equipo, por el concejal de Promoción Económica, Santiago Baeza, por el agente urbanizador y por supuesto por el Gobierno de Castilla-La Mancha que impulsó que la localización de Cummins fuese sí o sí en algún municipio de Castilla-La Mancha».

Rojo entiende que la llegada de Cummins es “la punta de lanza” para el polígono de El Ruiseñor, donde ha vaticinado que llegarán nuevas empresas. «Ponemos fin a prácticamente tres décadas sin la implantación de una gran empresa de producción en nuestro término municipal y esto es una buena noticia».

El acalde remarcaba la importancia de la llegada de la planta de producción de hidrógeno a la ciudad, no solo por el volumen de inversión y el empleo generado sino porque «somos una ciudad y un país comprometidos con la reducción de la huella de carbono y porque ahora mismo somos más conscientes que nunca de la importancia de abordar una transición energética para no depender del exterior».