Entrepeñas, en tiempos de mayor carestía dde agua que en la actualidad. (Foto: La Crónic@)

La Asociación de Municipios Ribereños de los embalses de Entrepeñas y Buendía ha celebrado este martes que “por fin” el Ministerio de Transición Ecológica acceda a una de sus reivindicaciones y revise el funcionamiento de la Comisión de Explotación del Acueducto Tajo-Segura y las reglas del Trasvase para evitar que se apruebe siempre por defecto el máximo volumen posible.

Se trata de una “buena noticia” o “por lo menos esperanzadora” para los intereses de todos los españoles, que convergen con los de los municipios ribereños en defensa del Tajo y el Mar Menor, según considera la asociación.

“No puede ser que trasvasemos por defecto siempre el máximo, sin atender a las necesidades ni de la cuenca cedente, ni de la receptora; que la Comisión no sirva para otra cosa que para constatar los niveles y aplicar el máximo caudal posible, aunque luego ni se trasvase porque no hace falta”, ha dicho Francisco Pérez Torrecilla, vocal de la mancomunidad de ribereños representada en la Comisión.

Hay 120 hectómetros pendientes de derivar

Se da el hecho, continúan los ribereños, de que este año hidrológico no se ha utilizado apenas agua del Tajo en los regadíos levantinos, quedando pendientes más de 120 hm³ por enviar, además de los 164,5 hm³ acumulados en la cuenca del Segura provenientes de anteriores trasvases.

“Las copiosas lluvias y la paralización del Turismo han propiciado un raro escenario en el que no hubiera hecho falta aprobar ninguno de los Trasvases que no obstante se aprobaron mes tras mes”.

Así, el CEDEX elaborará un informe que trate de explicar por qué desde la aprobación de las nuevas reglas de explotación los embalses se han encontrado más de la mitad del tiempo en situación de excepcionalidad. Además, propondrá soluciones, “lo que significa de facto que las reglas podrían modificarse en beneficio de la cuenca cedente”. Como era de esperar, aseguran desde la Asociación, también se aprobaron “los innecesarios” 38 hm³ que marca obligatoriamente “la ley del infausto Memorándum”.