21.3 C
Guadalajara
13 julio 2024
InicioHistorias para recordarEl "jardincito vertical" de la plaza del Concejo rebosa... agua

El «jardincito vertical» de la plaza del Concejo rebosa… agua

El Ayuntamiento de Guadalajara es conocedor del problema casi desde el primer momento, como ha podido confirmar este diario, aunque aún no se ha dado con la solución.

-

Verde, aunque sólo en parte, por arriba y crecientemente verde por abajo: esa es la estampa que ofrece desde su lateral el ahora denominado «Arriaca Digital». Así habrá que llamarle definitivamente desde que el Ayuntamiento ha cambiado las cristaleras oscuras que dieron nombre popular durante décadas al «Edificio Negro», en la plaza del Concejo. La última novedad es que, además, rebosa agua sin control sobre uno de los muy escasos monumentos de Guadalajara.

Un vecino confirmaba este martes a LA CRÓNICA que, desde hace semanas, el sistema de riego del pequeño jardín vertical dispuesto en la pared vierte agua copiosamente en momentos determinados del día, que cae sin control al pie del edificio y ha llegado a crear una franja mohosa en los centenarios ladrillos de lo poco que queda del ábside de San Gil. La mancha de humedad se extiende también hacia el bajo que ocupa un conocido local de hostelería.

El Ayuntamiento de Guadalajara es conocedor del problema casi desde el primer momento, como ha podido confirmar este diario, aunque aún no se ha dado con la solución.

"Arriaca Digital", el antiguo "Edificio Negro", el 1 de febrero de 2022. (Foto: La Crónic@)
«Arriaca Digital», el antiguo «Edificio Negro», el 1 de febrero de 2022, con sus nuevas y notorias humedades. (Foto: La Crónic@)
A la altura de la segunda ventana lateral es por dónde se vierte el agua empleada para regar el jardín vertical. (Foto: La Crónic@)
A la altura de la segunda ventana lateral es por dónde se vierte el agua empleada para regar el jardín vertical. (Foto: La Crónic@)
Vista general del "Arriaca Digital", en la plaza del Concejo, el 1 de febrero de 2022. (Foto: La Crónic@)
Vista general del «Arriaca Digital», en la plaza del Concejo, el 1 de febrero de 2022. (Foto: La Crónic@)

Un edificio muy vinculado a Ciudadanos

El «Edificio Arriaca» es una de las apuestas del grupo de Ciudadanos, que cogobierna la capital alcarreña con el PSOE. El primer teniente de alcalde, Rafael Pérez Borda, es el concejal de Infraestructuras y responsable de este caso. Su compañero Israel Marco alardeaba días pasados de los paneles solares que harán «autosuficiente» en lo energético al inmueble. A su vez, el tercer concejal naranja, Fernando Parlorio, es el encargado de que algún día se abra en la planta baja la varias veces anunciada Oficina de Turismo.

La reforma, que ronda el millón de euros, fue planteada e iniciada por el PP de Antonio Román. En la actualidad, va creciendo el número de funcionarios que ocupan las plantas altas y que trabajan a la vista de los transeúntes en un peculiar ejercicio de transparencia municipal.

Un jardín vertical que se quedó en «jardincito»

Como ha informado en ocasiones precedentes LA CRÓNICA, para la reforma del Edificio Negro se incluyó hasta 2018 una terraza jardín y un jardín vertical en uno de sus laterales «para embellecer y mejorar la estética de la plaza de San Gil», que es como muchos la conocen aunque en realidad se llama plaza del Concejo desde hace más de cuatro décadas. El jardín planteado entonces lo era, según se anunció, sobre una superficie total de 1.260 m², mucho más de que lo finalmente se ha asumido en la actual reforma.

El ejemplo de jardín vertical de Azuqueca de Henares

Jardín vertical de Azuqueca.

Lo que se ve, difícilmente, incluso ahora que a base de agua rebosante ha terminado por crecer, va a empalidecer a otros ejemplos ya conocidos de jardín vertical. No hay que irse a Madrid para comprobarlo, pues el ejemplo más notorio en la provincia está en Azuqueca de Henares. La segunda población de la provincia cuenta con uno, desde hace años. Requiere de mantenimiento y de poda, como cualquier jardín. Al Ayuntamiento de Azuqueca le cuesta el suyo más de 7.000 euros al año, para los 250 metros cuadrados de superficie ocupada.

El jardín vertical de la plaza del Azafrán fue criticado por el PP local justo la víspera de iniciarse en España el estado de alarma y, con ello, el confinamiento general de la población. Aseguraban desde el Partido Popular azudense que el jardín vertical era el origen de un foco de mosquitos «y bichos a causa de la vegetación, además de mal olor a agua estancada que hace muy desagradable estar sentado en los bancos situados justo debajo del jardín».

Desde el PP resaltaban «el alto coste de un jardín vertical, que supuso una inversión de más de 70.000 euros».

Caixaforum, la referencia nacional desde su inicio

Quizá el jardín vertical más conocido por los alcarreños sea el del Caixaforum de Madrid, por su aspecto ciertamente espectacular, además de ser el primero que se instaló en España. Fue diseñado por Patrick Blanc, el botánico francés precursor de esta técnica. Se dispusieron sobre la estructura más de 15.000 plantas para cubrir el muro que da al Paseo del Prado. ¿Su superficie? Son 460 metros cuadrados, menos de la mitad de lo que se llegó a anunciar para el de Guadalajara y mucho más de lo finalmente realizado.

Jardín vertical del Caixaforum de Madrid. (Foto: La Crónic@)
Jardín vertical del Caixaforum de Madrid. (Foto: La Crónic@)

Más información: