El mercadillo se extiende desde la Glorieta del Retén de Cogolludo, pasado el puente de Aguas Vivas.
El mercadillo se extiende desde la Glorieta del Retén de Cogolludo, pasado el puente de Aguas Vivas.

El mercadillo regresa este sábado 16 de mayo a Guadalajara. No lo hará ni en el Mercado de Abastos ni en los alrededores de la Plaza de Toros. Mientras la situación no cambia, se instalará en la calle de La Tajera, de Aguas Vivas.

El Ayuntamiento asegura que se trata de “un recinto perimetrado y controlado por Policía Local y Protección Civil para que las restricciones decretadas por el Ayuntamiento, en función de las órdenes ministeriales, se cumplan de manera estricta”.

El concejal de Mercado, Fernando Parlorio, sostiene por su parte que “el Ayuntamiento lleva días trabajando para que el mercadillo regrese en condiciones de seguridad para comerciantes y usuarios” al tiempo que pide “responsabilidad” a todas las partes, para que las restricciones se cumplan.

Un espacio más amplio para el mercadillo

Que los puestos se instalen de manera provisional en La Tajera pretende facilitar el cumplimiento de la distancia de seguridad, evitando aglomeraciones. Al recinto, “completamente delimitado” según anuncian desde el Ayuntamiento, se accederá por la glorieta del Retén de Cogolludo, donde habrá dispensadores de gel desinfectante. Las salidas se ubicarán al final de esa calle y también en la intersección con la calle Pozo de los Ramos.

Croquis con la distribución de los puestos en el mercadillo de Guadalajara.
Croquis con la distribución de los puestos en el mercadillo de Guadalajara.

Obligatoria la mascarilla

Policía Local y Protección Civil supervisarán en todo momento las entradas y las salidas, exigirán el uso de mascarilla y podrán decidir cerrar temporalmente el acceso si, por el número de visitantes, se hace difícil mantener las distancias.

A su vez, los puestos reducen su tamaño para asegurar que las distancias laterales entre los mismos son de 2,5 metros y que la distancia frontal a otro puesto es de, como mínimo, 6 metros. Frente a cada puesto se han pintando en el suelo marcas a un metro de distancia, sobre las que los clientes deberán esperar para realizar su compra.

Sólo el vendedor podrá tocar la mercancía

Los vendedores deberán contar siempre con guantes y mascarilla y solo ellos podrán manipular las mercancías, tal y como establece la propia orden del Gobierno de España. Además, deberán contar con contenedores propios para los residuos, que deberán quedar completamente cerrados cuando desmonten sus instalaciones, para poder ser recogidos.

En el acceso, las salidas y en todos los puestos deberán colgarse carteles provistos por parte del Ayuntamiento con normas básicas de obligado cumplimiento.

La Policía Local podrá actuar ante cualquier infracción, pudiendo incluso suspender licencias de venta ambulante.

Más información: