Carlos Slim ha entrado en la guadalajareña Quabit Inmobiliaria al tomar un 3,006% del capital social de la promotora inmobiliaria, un porcentaje valorado en unos cinco millones de euros en función de los actuales precios de mercado.

El magnate mexicano ya controla en España la constructora Realia, además del grupo FCC.

En el caso de Quabit, Slim, a través de la firma Inversora de Carso, se ha hecho de forma directa con un paquete de 4,47 millones de acciones, según consta en los registros de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

De esta forma, el empresario mexicano se convierte en uno de los accionistas de referencia de la inmobiliaria controlada y presidida por Félix Abánades, que retiene un 20,3% de su capital, en el que también está presente Francisco García Paramés, a través de su gestora Cobas, con un 3,08%, y varios fondos internacionales.

No es la primera muestra de interés por el mercado promotor con incidencia en el Corredor del Henares. En marzo de 2018 y a través de Realia, invirtió 27,5 millones en un suelo, propiedad del Ministerio de Defensa, de 44.755 metros cuadrados de construcción y ubicado en Alcalá de Henares. Este era sólo uno de los lotes puestos a la venta por el departamento que entonces dirigía María Dolores de Cospedal, que pretendía aprovechar el alza de los precios para hacer caja en Madrid.