Una de las plantas del Hospital de Guadalajara.

Para lo que se ha vivido en Guadalajara, la actual situación es casi un paraíso después de haber pasado, en abril de 2020, por algo muy parecido al infierno. Y sin embargo, los datos de este octubre de 2021 se van complicando de forma sostenida un día más, aun dentro de unos márgenes muy contenidos.

Así, este jueves se han notificado 20 positivos nuevos en la provincia durante la última jornada. Son casi tantos como en Toledo, que sigue siendo la provincia con peores cifras en este apartado. El número acumulado de casos desde el inicio de la pandemia en Castilla-La Mancha es de 238.700, de los cuales 32.026 corresponden a Guadalajara.

Más de preocupar es que en el Hospital de Guadalajara sean ya 13 los pacientes ingresados en planta por COVID, que son el doble de los que ha llegado a haber en los momentos de máximo optimismo, hace un par de semanas. También hay que contabilizar 1 paciente en la UCI

Para redondear la tendencia de creciente preocupación, advertir que de los dos centros sociosanitarios de la región que tienen algún contagio entre los residentes o en la plantilla uno está en Albacete y el otro… está en Guadalajara, de nuevo. En el total de la región hay ahora 5 residentes con caso confirmado, aunque no se dan más detalles de su localización.

El optimismo, con moderación, desde el «Carlos III»

Para encontrar razones que levanten el ánimo hay que encaminarse al Instituto de Salud «Carlos III» pues, como los lectores de LA CRÓNICA conocen bien, sigue siendo la referencia nacional para verificar la evolución de la pandemia.

Según el balance hecho en la tarde del miércoles, Guadalajara mantiene una media para toda la provincia de apenas 24,44 casos por 100.000 habitantes, a 14 días. Si lo miramos a una semana vista, el índice se reduce aún más, a 8,15 casos. Ambos datos nos indican que, además de mantenerse Guadalajara en unos niveles casi óptimos, la tendencia aún es descendente en cuanto a contagios, por más que las hospitalizaciones hayan subido.

Dentro de Castilla-La Mancha, la cercana provincia de Cuenca está al doble que la de Guadalajara (49,41 casos por 100.000).

En la zona centro, lo más grave se está dando en Segovia, que anda ya por los 87,51 casos y con un razón de tasas en «zona roja», la más intensa, por lo preocupante de su evolución. En Ávila está sucediendo algo muy similar.

Más información: