26.1 C
Guadalajara
15 julio 2024
InicioViajesEn Burdeos, el vino te despierta todos los sentidos... y en español!

En Burdeos, el vino te despierta todos los sentidos… y en español!

Solo faltan unos días para que el viaje sensorial de degustación Via Sensoria regrese a la "Cité du Vin".

-

Tras el éxito de su primera edición, esta experiencia original e íntima que es Via Sensoria, en la que se dan cita catas y experiencias sensoriales en espacios muy sugerentes, regresa desde el 26 de marzo al 3 de noviembre.

Se ofrecerán sesiones en francés, inglés y español todos los días a los visitantes de la Cité du Vin, para los que Via Sensoria tiene preparado un viaje sensorial Al ritmo de las estaciones.

En esta edición 2024 se han añadido varias novedades, como la incorporación de elementos de sofrología para que el visitante ahonde aún más en sus sensaciones, una nueva selección de bebidas para las catas (vinos y bebidas sin alcohol) y objetos olfativos acordes con cada estación. De visita obligada en Burdeos, de la que ya ha dado buena cuenta LA CRÓNICA en anteriores reportajes, es una actividad accesible a todo el mundo, incluidos no aficionados al vino y familias.   

Una experiencia cada vez más sensorial

Diseñado por GEDEON Programmes y el escenógrafo Sylvain Roca para la Cité du Vin, el Viaje sensorial de degustación Via Sensoria es una creación artística y digital en la que los participantes viven una experiencia de cata sensorial íntima Al ritmo de las estaciones. De la primavera al invierno, del amanecer al atardecer, los asistentes (grupos de como máximo 15 personas), acompañados por un presentador-sumiller, pasean durante una hora por cuatro pabellones que recrean la atmósfera de cada estación a través de imágenes, sonidos, luces, olores y materiales. En cada etapa, se ofrece una bebida acorde con la estación para lograr la comunión entre los sentidos y dar paso a los sueños y las emociones.

Alejada de los códigos tradicionales de este tipo de experiencia, Via Sensoria revisa la experiencia de cata dando prioridad a las sensaciones y los sentimientos. Para llevar aún más lejos este enfoque e invitar a que cada cual realice su propio viaje sensorial, la función del sumiller se ve reforzada en esta edición 2024 gracias a la aportación de la sofrología. Los equipos han recibido formación al respecto para enriquecer su relato personal y, así, asistir mejor a los visitantes en la exploración de sus sentidos. Una experiencia sin igual.

Una selección de bebidas completamente nueva  

Aunque son las emociones lo que copa la atención de la experiencia Via Sensoriala cata no se queda atrás. En cada etapa del recorrido, se ofrece a los participantes un vino de origen internacional o una bebida sin alcohol acorde con la estación. Para la edición de este año, el programa de cata se ha renovado por completo con la presentación de cuatro nuevas regiones vinícolas: Italia con un Prosecco Superiore DOCG, Provenza con un vino rosado, Australia con un vino tinto del sur del país (Shiraz) y Burdeos con un vino Sauternes Barsac. Además, también se ofrecen cuatro originales bebidas sin alcohol orgánicas de la Maison Meneau®, que van desde el fizz de manzana y lavanda hasta el néctar de kiwi, pasando por el té helado de hibisco y flor de saúco y el sirope de arándanos. Cabe señalar que en invierno las catas irán acompañadas de bombones Sarments du Médoc® de Mademoiselle de Margaux®, que combinan la intensidad del cacao con el yuzu y el jengibre.

Nuevos dispositivos para mejorar la inmersión  

Si bien la vista, el oído y el gusto ya reciben un especial estímulo a lo largo del Viaje, esta nueva versión de Via Sensoria se ha mejorado con nuevos dispositivos olfativos y escenográficos que intensifican la inmersión de los participantes a través del olfato y el tacto. Cada estación tiene su propio objeto emblemático y su propia firma olfativa creado por la empresa canadiense Stimulation Déjà Vu®. Escenificados con delicadeza y estética, respetando la poesía del recorrido inicial, estos objetos desprenden aromas naturales en cada pabellón, creados expresamente para despertar en los visitantes una sensación de familiaridad, sosiego y bienestar. A lo largo del recorrido, el visitante se topará con delicadas flores y hojas en primavera (notas olfativas vegetales, olor a hierba recién cortada y brotes), mientras que un vuelo de golondrinas trae el aroma del verano (la calidez de los rayos del sol, el dorado de las espigas de trigo). Hojas suspendidas, caídas de un árbol, invitan a descubrir el olor del otoño (tierra húmeda, bosque, aroma de calabazas y tubérculos) y, por último, una composición mural más gráfica transmite el aroma del invierno (chimenea, leña, cabaña de azúcar). En cuanto a la escenografía, se han añadido asientos a los pabellones de otoño e invierno para transportar más fielmente a los visitantes al corazón de las estaciones a través del tacto. En otoño, se invita a los visitantes a sentarse en asientos fabricados a partir de troncos de árboles reales, mientras que para el invierno se han instalado mullidos cojines para acurrucarse en un ambiente reconfortante.

Más información de Burdeos en LA CRÓNICA: