Blanca Fernández, durante su comparecencia.
Blanca Fernández, durante su comparecencia.

El Gobierno de Castilla-La Mancha mira con “cierta preocupación” el rechazo del Tribunal Superior de Justicia de Madrid a las medidas impuestas por Sanidad para el confinamiento perimetral de la capital y de otras nueve ciudades madrileñas.

“Nos puede afectar”, ha indicado a preguntas de los medios en una rueda de prensa la portavoz del Gobierno regional, Blanca Fernández, quien se ha mostrado convencida de que el Ministerio de Sanidad tiene “mecanismos” para que ese confinamiento se lleve a cabo sin ningún problema jurídico.

Discrepancias entre políticos y jueces

“Lo que no pueden comprender los ciudadanos es que la autoridades sanitarias digan una cosa y los tribunales otra”, ha apuntado, para afirmar que en un estado de derecho los contrapoderes “son imprescindibles” pero cuando hay criterios que aconsejan medidas para preservar la salud y la vida, “hay que quedarse con eso”.

Tras señalar que entiende que la decisión del Alto Tribunal madrileño será una cuestión formal, Fernández ha pedido hacer autocrítica. “Tanta crispación y debate público entre quienes son los buenos y los malos es un debate que perjudica seriamente la confianza de la ciudadanía”.

Defensa de Illa

Así, ha querido lanzar un mensaje de tranquilidad, y para ello ha asegurado que desde el Gobierno de Castilla-La Mancha “todas la decisiones” han sido avaladas por los tribunales. “Aquí lo que ha habido es un encontronazo muy lamentable entre el Gobierno de España y la Comunidad de Madrid que ojalá se resuelva”.

“Illa es una persona dialogante, seria y muy rigurosa y la mayoría de las comunidades autónomas votaron a favor de esta orden”, ha dicho la portavoz castellanomanchega, para concluir diciendo que el acuerdo y la unidad “es esencial” en estos momentos y que no hay nada más importante que la salud pública “de todo el mundo”.

Más información: