Merino, entre los doctores Atance y De los Mozos, durante su etapa en el Hospital de Guadalajara.
Merino, entre los doctores Atance y De los Mozos, durante su etapa en el Hospital de Guadalajara.

El Servicio Andaluz de Salud (SAS) recibía este martes la dimisión del director gerente del Hospital Universitario «Virgen Macarena» de Sevilla. La noticia se diría que no tiene nada que ver con Guadalajara si no atendiéramos a la identidad del dimisionario: se trata Francisco Merino López, del que aún se recuerda su paso como gerente del Hospital General Universitario de Guadalajara y de toda el área sanitaria de la provincia, en la etapa de José Ignació Echániz como consejero de Sanidad.

Merino deja su cargo después de que el Servicio Andaluz de Salud abriera el pasado domingo una información reservada en el centro hospitalario que hasta ahora dirigía. Con ello se pretendía explicar el alto índice de profesionales contagiados por el virus SARS-CoV-2 y tras las críticas de la junta de personal del citado hospital. Además de la «pésima gestión» de la crisis, aluden negativamente a Merino por su «actitud prepotente y un exceso de autoridad».

El propio consejero de Salud y Familias de la Junta de Andalucía, Jesús Aguirre, ha cifrado en casi 100 –entre 98 y 99– los profesionales sanitarios de dicho centro actualmente en situación de aislamiento, de los que «solo nueve son positivos» por coronavirus.

Según ha explicado este martes, «parece que en torno al 20-21 de marzo» pasado «hubo un diagnóstico que no fue el correcto a un personal sanitario y eso supuso un contagio a una parte» de dichos profesionales.