Campo de girasol en la provincia de Cuenca.
Campo de girasol en la provincia de Cuenca.

Castilla-La Mancha podría multiplicar hasta por cuatro la producción de pipa de girasol esta campaña si se utilizaran para este cultivo las 600.000 hectáreas disponibles de barbecho, dando una solución al abastecimiento de este tipo de aceite este año, debido a la guerra en Ucrania. Un cultivo que abre expectativas a los agricultores y que supondría pasar de una producción de 120.000 a 480.000 toneladas.

El consejero de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural, Francisco Martínez Arroyo, así lo ha indicado en la jornada ‘El sector agroalimentario frente al cambio climático’, organizada por el Ayuntamiento de Villarrubia de los Ojos, en el complejo turístico El Mirador de la Mancha, ha informado la Junta en nota de prensa.

Aceite de orujo de oliva como sustituto

En su intervención, junto al alcalde del municipio, Miguel Ángel Famoso, ha recordado que Castilla-La Mancha es la región con mayor superficie útil y mayor superficie de barbecho de toda España y en este sector del aceite, ha precisado, además, hay sustitutivos como el aceite de orujo de oliva, un producto excelente, que también permite su utilización para freír, en una región que es la segunda en elaboración de aceite a nivel nacional.

Este es solo un ejemplo que Martínez Arroyo ha querido poner de la gran adaptación que tiene el sector agroalimentario de Castilla-La Mancha, que, pese a los momentos complicados, ha incrementado su porcentaje en aportación a la riqueza de la región, pasando del 12 por ciento al 17,1 por ciento del Producto Interior Bruto en los últimos años. Y es que, «es resiliente y año tras año demuestra su capacidad de adaptación a los cambios, «como los juncos de masiegas», ha comparado.

Más información: