Ministerio de Sanidad, en Madrid. (Foto: La Crónic@)

Cuando Bélgica puso a Guadalajara en su particular “lista negra” por el coronavirus, no fueron pocos los que se tomaron la noticia a broma. Otros, no le dieron relevancia. Sin embargo, detrás estaban los datos de la incidencia del COVID-19 en la provincia, que se ha acentuado de manera más que considerable a lo largo del mes de julio.

Desde LA CRÓNICA se ha intentado conseguir explicaciones detalladas por parte del SESCAM, aunque con resultados escasos. Según las fuentes consultadas en Toledo, el incremento de positivos se debe “a que la labor de vigilancia epidemiológica y de rastreo está funcionando muy bien”. Al reclamar los datos semanales de PCR realizados en Guadalajara, algo imprescindible para poder valorar con toda certeza la extensión de la enfermedad, la respuesta es lacónica: “En este momento no los tenemos”.

Aunque limitados, otros datos oficiales sí pueden ser localizados y confirman la intensificación de los contagios en Guadalajara. Los hay, por ejemplo, en el Ministerio de Sanidad. Los servicios centralizados en el madrileño Paseo del Prado facilitan la incidencia por provincias con periodicidad semanal, con última actualización a fecha 30 de julio. La estadística se cerró ese día a las dos de la tarde y confirmaba 17,85 casos por cada 100.000 habitantes en la provincia de Guadalajara para la semana del 20 al 26 de julio. Lo más ilustrativo es la comparación: en la anterior semana, el índice alcanzaba solo los 7,76 positivos por cada 100.000 habitantes, poco menos que en Madrid, que por entonces arrojaba una tasa de 10,90.

Guadalajara, casi a la par que Madrid

De nuevo, al igual que en el comienzo de la pandemia, las cifras de Guadalajara se vinculan de forma casi inexorable y simultánea con las de la capital de España y de su extensa conurbación. En los últimos datos disponibles, Madrid ha más que doblado también la intensidad de contagios en solo una semana, llegando a los 24,52 por cada 100.000 habitantes. En esos días, en Toledo había apenas 7,20 y en Cuenca aún menos, con un limitado 3,57 por cada 100.000.

El flaco consuelo es que las cifras están aún muy lejos de los 202 de Lérida o de los 174 de Zaragoza. También es singular que Soria siga ganando a Guadalajara y a Madrid en esta triste clasificación, con 29,33 casos por cada 100.000 habitantes.

El miércoles, la noticia era que Bélgica también exige cuarentena ahora a los viajeros que le llegan de Madrid y la mantiene para los que tienen origen en Guadalajara. El mismo miércoles, precisamente, en que el Ministerio de Sanidad aseguraba que no le habían facilitado los datos de la pandemia desde el País Vasco ni desde Castilla-La Mancha. Era la misma tarde en que sí había habido nota oficial desde la Consejería de Sanidad, recogida puntualmente por LA CRÓNICA. Un misterio más de la dudosa coordinación de las autoridades españolas ante el coronavirus.

Más información: