Únicamente en dos provincias de España la vivienda tiene todavía valor que es inferior a la mitad de los máximos de una década atrás: Toledo, donde la caída acumulada desde máximos se mantiene en el 54,3%… y Guadalajara, donde el descenso es del 51,8% sobre lo que llegó a ser alguna vez, antes del colapso de 2008.

Esta es una de las conclusiones más interesantes del último informa de Tinsa, quizá el mayor especialista en tasaciones inmobiliarias de nuestro país.

De acuerdo con sus especialistas, el precio medio de la vivienda se incrementó en un 3,6% en 2019, frente al 5% del año anterior. Así, la vivienda nueva y usada en España se ha revalorizado un 14,7% desde los mínimos registrados en la crisis (que se alcanzaron en el primer trimestre de 2015).

Después de 13 trimestres consecutivos de incrementos de valor, la vivienda sigue estando de media un 33% más barata que el máximo valor alcanzado en 2007, con grandes diferencias de evolución entre territorios, como ya queda apuntado.

El informe destaca que las familias españolas destinan el 20,7% de sus ingresos disponibles a pagar el primer año de hipoteca.

En Madrid y Barcelona, las familias tienen que destinar el 21,5% y 26,8% de sus ingresos, respectivamente. Baleares es la región donde mayor parte de estos ingresos se destina a la vivienda, con un 29,2%.

Por otra parte, el precio de la vivienda en España subió un 2,6% interanual en el cuarto trimestre, lo que supone el ritmo más lento de los últimos tres años, con 1.373 euros el metro cuadrado, según Tinsa.

Cuatro comunidades autónomas (Asturias, Galicia, Cantabria y Castilla y León) registraron en el cuarto trimestre descensos interanuales, mientras que los mayores incrementos se localizaron en La Rioja (9,7%), Navarra (8,5%) y País Vasco (7,4%).

En contraposición, en cuatro regiones, además de en Melilla (-4,2%), la vivienda muestra un precio inferior al del mismo periodo de año anterior. Se trata de Asturias (-3,9% interanual), Galicia (-2,7%), Cantabria (-1,6%) y Castilla y León (-0,1%).

Algunas ciudades como Palma, Málaga, Sevilla o Zaragoza incrementaron sus precios en torno al 7% en 2019.

Asimismo, Málaga es la provincia donde más se ha incrementado de media el precio de la vivienda con un 7,5%.

Por otra parte, Madrid se encareció un 5,3% de media (16,5% en 2018) y Barcelona, un 1,6% (7,7% en 2018).