Las Tablas de Daimiel, en una imagen de archivo.
Las Tablas de Daimiel, en una imagen de archivo.

Las Tablas de Daimiel han visto incrementada su zona encharcada en 60 hectáreas más en los últimos 60 días, acumulando así un total de 200 de las 1.700 posibles y mejorando la crítica situación que presentaban en las últimas semanas. Se ha recurrido a pozos y no al agua del Tajo para conseguirlo.

Así lo ha avanzado en rueda de prensa el consejero de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural del Gobierno de Castilla-La Mancha, Francisco Martínez Arroyo, quien ha calificado el dato como “una excelente noticia en una época difícil”.

A principios de mes solo había 70 hectáreas encharcadas, por lo que en los últimos 30 días ha triplicado la superficie con agua.

Las Tablas de Daimiel empezaron hace dos semanas recibir aporte de agua de los pozos de recarga construidos dentro del parque nacional. El propio Francisco Martínez Arroyo creía entonces que si el funcionamiento es adecuado “podría haber una superficie encharcada de entre 600 y 700 hectáreas en un mes”.

Se trata de una red de pozos, tuberías y sondeos, 27 en total, que se construyeron por el grave incendio de turberas del verano de 2009, y que nunca se habían utilizado hasta ahora.

La Tubería Manchega

La Consejería de Agricultura trabaja en la puesta en marcha de la Tubería de la Llanura Manchega, que garantizará “el uso eficiente del agua en el Alto Guadiana”, y que redundará “en más superficie encharcada en el parque nacional”. La tubería central y los primeros ramales están terminados, por lo que ahora hay que poner de acuerdo a los municipios que estarán conectados.

El primer tramo parte del Transvase Tajo-Segura y afectará a 80.000 habitantes de la región, habitantes del noreste de Ciudad Real, el suroeste de Cuenca, y de los municipios de Minaya y Villarrobledo en Albacete. El Gobierno de Castilla-La Mancha pretende que esté en funcionamiento en un año. La Junta contempla conectar a través de la Tubería Manchega a casi la mitad de los municipios de la provincia de Ciudad Real, desde el noreste a Almadén. Los ramales llegarán a todos los municipios que se abastecen de aguas subterráneas.

Más información: