Habrá que usas mascarilla al salir a cazar y limpiar meticulosamente al perro, especialmente las patas.
Habrá que usas mascarilla al salir a cazar y limpiar meticulosamente al perro, especialmente las patas.

La Consejería de Desarrollo Sostenible de Castilla-La Mancha, de la que es tutular el azudense José Luis Escudero, ha elaborado un ‘Protocolo COVID-19 con recomendaciones y obligaciones de prevención e higiene para la actividad cinegética’. Lo ha presentado ahora, coincidiendo con el inicio de la temporada hábil general de caza el próximo 8 de octubre. Se pretende que con esas medidas los que salgan a cazar contribuyan a “crear un marco seguro desde el punto de vista sanitario”.

De este modo se ha expresado el director general de Medio Natural y Biodiversidad, Félix Romero, destacando que este protocolo se ha enviado ya desde la Consejería a los cazadores vía SMS.

“El protocolo es una iniciativa que ha sido bien recibido por el sector en el Consejo Regional de Caza que celebramos hace dos semanas”, pues como ha indicado el director general “desde el Gobierno regional creemos que la actividad cinegética requiere la máxima atención para que se pueda seguir ejerciendo con total seguridad, tanto para cazadores como para organizadores de las monterías”.

“Queremos que este protocolo sea una herramienta útil para la caza en estos tiempos de pandemia, ayudando a garantizar la práctica de una activad tan relevante desde el punto de vista social y económico en nuestra región”, ha señalado Romero. En este contexto, ha destacado que Castilla-La Mancha ha sido de las primeras comunidades autónomas que ha implantado esta iniciativa.

Sin desayunos, comidas y “juntas de carne”…

Félix Romero se ha referido a que estas obligaciones y recomendaciones van dirigidas a los cazadores en la práctica de las diferentes modalidades de caza que, de manera general, no implicará una actividad de riesgo por COVID-19, siempre que todos los que participen (cazadores, acompañantes, organizadores, rehaleros, personal auxiliar, etc) tomen las precauciones debidas “que seguimos toda la ciudadanía en nuestra vida diaria, con la distancia de seguridad de 1,5 metros, la mascarilla, el uso de geles hidroalcohólicos”, evitándose, eso sí, las actividades colectivas como la celebración del sorteo de puestos, desayunos, comidas o juntas de carne.

El protocolo se puede descargar en formato PDF

Inicio del periodo de veda

El director general de Medio Natural y Biodiversidad ha explicado que, dentro de la normalidad, el 8 de octubre se abre la veda para las especies de caza menor (mamíferos, aves no migratorias, aves migratorias no acuáticas, excepto tórtola común y codorniz); así como especies de caza mayor, como ciervo, gamo, muflón y jabalí. Y el 15 de octubre, se abre para caza menor (aves migratorias acuáticas); y en caza mayor, la cabra montés.

“Un periodo muy importante para el desarrollo de la actividad en esta región y esperado por los cazadores” y que, “aunque este año se va a vivir de forma distinta, hay que pedir responsabilidad de todos los que se acerquen estos días a nuestro territorio para su práctica, por eso lo hemos enviado con carácter previo a los cazadores para que cuando se empiece la práctica ya todos conozcan las obligaciones y esperamos que se desarrolle con normalidad”, según ha puntalizado el director general.

Félix Romero también se ha referido a la importancia de la caza en el control de poblaciones cinegéticas y la puesta en valor de la biodiversidad asociada a los territorios donde esta tiene lugar. “Esta práctica como herramienta al servicio del equilibrio ecológico de las poblaciones cinegéticas y en aspectos tan sensibles como el control de epizootias, como la fiebre porcina africana, o en determinados daños la agricultura. Por todas estas razones la labor la actividad cinegética al servicio de la ecología es también muy importante en nuestra región, en armonía con la conservación del medio natural y de otras especies de fauna silvestre”, ha señalado.

Actualmente existen en la región 5.871 terrenos cinegéticos, de los cuales 2 son cotos sociales sobre terrenos propiedad de la Junta de Comunidades y que han sido recuperados en esta legislatura: el de Cañadillas, en el término municipal de Sevilleja de la Jara, en la provincia de Toledo, con las especies cinegéticas ciervo y jabalí; y el de Cuarto Alarcón, en la provincia de Albacete, en el término municipal de Ayna, con las especies cinegéticas, ciervo, jabalí, cabra montés). Además de 120 zonas colectivas de caza.

Castilla-La Mancha cuenta con 96.360 licencias de caza expedidas, de ellas 4.539 en Guadalajara. Toda la información sobre los periodos de caza en Castilla-La Mancha se puede encontrar aquí.

Más información: