Pescadores en un río.
Pescadores en un río.

Los cazadores y pescadores de Castilla-La Mancha no podrán compartir sus utensilios de caza o pesca. Tampoco les está permitido intercambiarse el utillaje de comida o la bebida. Seguirán así las medidas de prevención e higiene frente al COVID-19 indicadas por las autoridades sanitarias, ahora que estas dos actividades están permitidas en la región. Tampoco podrán cazar o pescar fuera de la provincia de residencia mientras esta se encuentre en fase 1 o fase 2. El veto para ambas actividades deportivas se levantó el 18 de mayo en todo el territorio de Castilla-La Mancha. 

Según un documento elaborado por la Consejería de Desarrollo Sostenible tras el paso a la fase 1 de toda la región, la caza y la pesca deportiva y recreativa son actividades autorizadas, y éstas se pueden practicar en aquellas zonas que se encuentran en la fase 1 del Plan para la transición a una nueva normalidad, en la que ya se encuentra todo el territorio de la Comunidad Autónoma.

Entre esas medidas de prevención e higiene figura la limpieza y desinfección de los utensilios de caza y pesca utilizados y el uso obligatorio de mascarilla “cuando no sea posible mantener la distancia de seguridad establecida”.

Limpiar y desinfectar el vestuario

Además, se deberá limpiar y desinfectar el vestuario después de su uso, prestando especial atención, en las tareas de limpieza, a las zonas de uso común y a las superficies de contacto más frecuentes como pomos de puertas, mesas, muebles, pasamanos, suelos, teléfonos, perchas, y otros elementos de similares características.

En este sentido, se utilizarán desinfectantes como diluciones de lejía recién preparada o cualquiera de los desinfectantes con actividad virucida que se encuentran en el mercado y que han sido autorizados y registrados por el Ministerio de Sanidad y, tras cada limpieza, los materiales empleados y los equipos de protección utilizados se desecharán de forma segura, procediéndose posteriormente al lavado de manos.

Con fiebre, en casa

No podrán practicar ni caza ni pesca las personas que presenten síntomas o estén en aislamiento domiciliario debido a un diagnóstico por COVID-19, o que se encuentren en período de cuarentena domiciliaria por haber tenido contacto estrecho con alguna persona con síntomas o diagnosticada de COVID-19.

Las personas vulnerables al COVID-19 también podrán hacer uso de las habilitaciones previstas en esta orden, siempre que su condición clínica esté controlada y lo permita, y manteniendo rigurosas medidas de protección.

Los números de la caza y la pesca en Castilla-La Mancha

Castilla-La Mancha contaba a finales de 2019 con 111.441 licencias de caza y 81.004 licencias de pesca.

En concreto, la provincia de Albacete cuenta con 9.693 licencias de caza, 14.144 hay expedidas en la provincia de Ciudad Real, 8.211 en la de Cuenca, la de Guadalajara cuenta con 5.945 licencias de caza y en Toledo hay 73.448.

En cuanto a la pesca, la provincia de Albacete registra 8.585 licencias, la de Ciudad Real 11.433, la de Cuenca 7.317, la provincia de Guadalajara cuenta con 7.902 licencias de pesca y la de Toledo con 45.767.

Castilla-La Mancha, junto a otras comunidades autónomas, solicitó al Gobierno central que en la fase 1 se pudiesen realizar actividades cinegéticas y pesca deportiva, inicialmente no contempladas para este periodo.

La Comunidad Autónoma consideraba que no tenía sentido que los ciudadanos pudieran salir al medio natural en esta fase pero no disfrutar de la caza y la pesca.