20.2 C
Guadalajara
19 mayo 2024
InicioViajesPedalear y paladear buena cerveza es posible en Halle, por las tierras...

Pedalear y paladear buena cerveza es posible en Halle, por las tierras de Flandes

Estamos uniendo cicloturismo con las cervezas lambic y geuze. Palabras mayores dentro de la cultura cervecera belga. Una ruta con salida y llegada en la ciudad de Halle, cerca de Bruselas, con amables paisajes y suficientes paradas para descansar y paladear.

-

La moda de salir en bicicleta para recorrer caminos no conoce límites. Aunque lo habitual es que nos quedemos a una prudente distancia de casa y que la excursión se limite a la mañana del sábado o del domingo, hay alternativas mucho más emocionantes.

El ciclista español de fin de semana tiene también una cierta tendencia a culminar el esfuerzo ante una o varias buenas cervezas. Es el reconfortante final, justa recompensa a tanto sudor a golpe de pedal.

Unir y mejorar ambos escenarios es posible, aunque para ello haya que tomar distancia y plantarse en tierras de Flandes. Lo hacemos de la mano de la Oficina de Turismo de aquella hermosa región belga, que ha ayudado a LA CRÓNICA a conocer las claves y el detalle de una ruta circular de 41 kilómetros con salida y llegada en Halle, llena de un curioso entorno… y de muy buena cerveza.

Estamos uniendo cicloturismo con las cervezas lambic y geuze. Palabras mayores dentro de la cultura cervecera belga.

La lambic es una cerveza que quita la sed, ácida, compleja y refinada, que está vinculada a los valles de del Pajottenland y del Zenne. Se fermenta espontáneamente siguiendo una tradición secular y se envejece en barricas de madera.

La lambic es una cerveza por derecho propio, pero también la base de las famosas cervezas geuzes y kriek. Las geuzes son una mezcla única de diferentes lambics. Además, solo se producen en esta región, el Pajottenland y el valle del Zenne. En ningún otro lugar del mundo se permite a los cerveceros bautizar sus cervezas con esa etiqueta. En algunos casos, ese proceso de elaboración y fermentación también se enriquece con cerezas u otras frutas, dando lugar a las típicas cervezas frutales de la zona.

Comienza a pedalear en Halle

Nuestro camino comienza en Halle, una ciudad situada al suroeste de Bruselas. Empezamos a pedalear y pasamos por la Plaza Mayor con la Basílica de San Martinun, un icono gótico cuya primera piedra se colocó allá por 1341. Todavía hoy se alza orgullosa sobre el paisaje. Poco a poco vamos abandonando la vida en la ciudad. Nos dirigimos hacia los paisajes abiertos del valle del Zenne. Después de apenas diez minutos ya nos encontramos en el verde, en un carril bici independiente. Aire fresco y un solitario molino de viento en acción nos dan la bienvenida.    

La fábrica de cerveza Boon

Conocemos los contornos de Pajottenland serpenteando por los campos. En esta región la carretera nunca es completamente llana y nos lleva por continuas subidas y bajadas. Más adelante superaremos algunos baches, pero eso lo dejamos para después. Primero hacemos una primera parada en boxes, en un primer punto culminante de la geuze.  

Para ello, nos desviamos brevemente y con gusto de la ruta hacia la cervecera Brouwerij Boon (las señales en el centro de Lembeek te indicarán el camino hacia la cervecera). Los primeros vestigios de este instituto cervecero se remontan al año 1680. Hoy sigue en activo. La Brouwerij Boon elabora sus propias (y excepcionales) cervezas, pero también suministra lambics a varios productores de geuze. Son los artesanos que mezclan distintas cervezas lámbicas en sus geuzes únicas. Conoceremos aún mejor esa opulencia en una visita guiada de descubrimiento de la fábrica de cerveza. El adyacente Boon Bar nos hace ojitos, pero de momento nos lo saltamos. Nos esperan muchos kilómetros y joyas por descubrir. Seguimos pedaleando durante un rato. 

Tranquilidad en el Hallerbos

Cruzamos el canal, pasamos por la reserva natural de Malakoff y cambiamos a una marcha más ligera. De hecho, la carretera está empezando a subir considerablemente. El estrecho pero crujiente asfalto se eleva entre la vegetación. La primera complicación del día ya es un hecho, pero no hay que preocuparse, pronto nos espera un buen lugar de descanso: el Hallerbos. Este magnífico bosque cubre más de 500 hectáreas y existía antes de nuestra era. Por aquel entonces, formaba parte del bosque Kolenwoud. Hoy es una magnífica reserva natural en la que perderse durante horas. Cada año, en abril, el atractivo de este lugar es aún mayor. Es cuando florecen los jacintos silvestres. Estos ocupan partes del bosque y crean una brillante alfombra de flores de color púrpura pálido. Es todo un espectáculo visual. Durante kilómetros pedaleamos en paz disfrutando del bosque florido.

Bienvenidos a Beersel

Después de este interludio boscoso, continuamos nuestra exploración del valle del Zenne. Pasamos en bicicleta por la fábrica de geuze Hanssens, donde los integrantes de una cuarta generación familiar ya están demostrando ser maestros de la geuze. Lamentablemente, Hanssens solo abre las puertas en circunstancias excepcionales. Por ejemplo, durante la Toer de Geuze, la fiesta bienal de la lambic, la geuze y la kriek. Una experiencia maravillosa, un fin de semana que no debería faltar en ninguna agenda.  

Aproximadamente a mitad de camino nos encontramos con otra dura pendiente. Lo confesamos, una bicicleta eléctrica no siempre es un lujo innecesario. Mientras disfrutamos de las panorámicas, vemos el cartel con el nombre del lugar, «Beersel», a un lado de la carretera. Los conocedores de la lambic y la geuze ya saben que se avecina algo bueno. Mientras tanto, la carretera empieza a ir cuesta abajo, así que llegamos a De Lambiek, un centro de visitantes que nos sumerge en los sabores, olores, sonidos y texturas de la cerveza lámbica. 

Oud Beersel y 3 Fonteinen

Mientras tanto, pedaleamos a buen ritmo, cuesta arriba, cuesta abajo, a través del bello valle del Zenne. Así, poco a poco, nos encontramos en las etapas finales de nuestra aventura ciclista y cervecera. En términos de recorrido, lo más difícil ya ha quedado atrás, pero en cuanto a contenido, aún nos esperan dos momentos absolutamente estelares. Desde 1882, en la cervecera Brouwerij Oud Beersel se mezclan y convierten lambics viejas y jóvenes en encantadoras gueuze. Por supuesto, aquí también nos reciben con los brazos abiertos. Tras una sabrosa parada en la acogedora Bierhuis Oud Beersel, caminamos un poco más hasta 3 Fonteinen, una emblemática fábrica de cerveza de lambic tradicional. En un imponente almacén de barricas, las lambics maduran hasta convertirse en Oude Geuze o lambics afrutadas.  En el Lambic-o-droom, que pertenece a la fábrica de cerveza, podemos hacer una visita guiada y -como no podía ser de otra manera- una degustación.

Terminamos donde empezamos

Nuestro viaje todavía no ha terminado. Nos esperan algunos kilómetros más. Afortunadamente, estos son casi completamente llanos. Un carril bici a lo largo del canal nos lleva de vuelta a nuestro punto de partida en Halle.

(Foto: Kris Jacobs)

Más información: