Un joven sale del Metro de la Estación Sol con mascarilla como medida de protección frente al Coronavirus tras el aumento de casos en la Comunidad en las últimas horas, en Madrid el 12 de marzo de 2020. (Foto: EP)
Un joven sale del Metro de Sol con mascarilla el 12 de marzo de 2020. Meses después, seguimos sin controlar la pandemia. (Foto: EP)

El Corredor del Henares hasta más allá de Guadalajara y La Sagra toledana han visto repuntar sus estadísticas en cuanto a la incidencia acumulada del coronavirus en las últimas semanas. Es una evidencia y tiene su explicación lógica, pues la relación laboral y comercial entre las localidad de ambas comarcas es constante.

En el caso de la provincia de Guadalajara, la semana empieza con cuatro municipios bajo medidas especiales: Marchamalo, Azuqueca de Henares, Guadalajara capital y Mondéjar. El primero de ellos puede ver atenuadas este mismo lunes la disciplina aplicada hace ya tiempo, según anticipaba en redes sociales su alcalde, Rafael Esteban.

En Azuqueca de Henares, en las semanas epidemiológicas 36 y 37 se han declarado en el municipio un total de 150 casos de COVID-19 lo que supone una tasa de incidencia acumulada en los últimos 14 días de 428,46 casos/100.000 habitantes (IC 95%).

Asimismo, desde la puesta en marcha de la Nueva Estrategia de Vigilancia, el pasado 11 de mayo, se han declarado en el municipio de Azuqueca de Henares 26 brotes de COVID-19 con 128 casos en total, la mayoría de ellos de ámbito familiar con difusión, en algún caso, a ámbitos laborales.

La relación sociolaboral con la Comunidad de Madrid y el elevado número de brotes familiares, indican, según destacan desde la Junta de Comunidades, que el municipio de Azuqueca de Henares “se encuentra en un escenario de transmisión comunitaria lo que exige la adopción de medidas complementarias a las medidas generales aplicadas por la Consejería de Sanidad en todo el territorio regional”.

Guadalajara, bajo restricciones desde la tarde del miércoles

En la capital alcarreña, de su lado, durante las dos últimas semanas epidemiológicas se han declarado un total de 517 casos de COVID-19 lo que supone una tasa de incidencia acumulada en los últimos 14 días de 602,1 casos/100.000 habitantes (IC 95%: 550,2- 654,0).

La tasa de incidencia acumulada de las últimas tres semanas –en torno a 300 casos por 100.000 habitantes en cada una de ellas– y el elevado número de casos registrados en esas semanas (756 casos) con una tendencia creciente, se sitúan claramente por encima de los umbrales de alerta establecidos en Castilla-La Mancha.

Toledo, incluso con más problemas

De este modo, en el caso de Toledo, todas las localidades de la provincia tienen algún tipo de medidas de restricción debido a la evolución de la pandemia, pero hay tres, en el norte que suman unas medidas aún más restrictivas debido a su proximidad con Madrid.

Así, Illescas, Seseña y Yuncos cuentan con medidas de nivel 3 para el Gobierno castellanomanchego, decisión que se ha llevado a cabo por las distintas incidencias en las últimas semanas en estas localidades.

En el caso de Illescas, durante la semana epidemiológica número 36 –del 31 de agosto al 6 de septiembre de 2020–, en el municipio se declararon al Sistema de Vigilancia Epidemiológica de Castilla-La Mancha un total de 80 casos de COVID-19, lo que supone una tasa de incidencia semanal de 276,9 casos/100.000 habitantes.

Pero una semana después, fueron notificados un total de 114 casos de COVID-19, lo que supone una tasa de incidencia semanal de 394,6 casos/100.000 habitantes.

Así pues, entre las semanas epidemiológicas 36 y 37 se han declarado en el municipio un total de 194 casos de COVID-19 lo que supone una tasa de incidencia acumulada en los últimos 14 días de 671,4 casos/100.000 habitantes.

En el caso de Yuncos, del 31 al 6 de agosto se declararon 31 casos; y 49 la semana posterior. Con estas cifras, entre las dos semanas suman 80 casos de COVID-19, lo que supone una tasa de incidencia acumulada en los últimos 14 días de 309,7 casos/100.000 habitantes.

A pesar de las medidas propuestas, la situación epidemiológica no sólo no ha mejorado, sino que se ha agravado, pasando de una tasa de incidencia de 58,1 casos/100.000 habitantes en la semana 32 a una tasa de 189,7 casos/100.000 habitantes en la semana 37.

En Yuncos, el recuento de estos 14 días eleva a 123 casos de COVID-19, lo que supone una tasa de incidencia acumulada en los últimos 14 días de 1.096,1 casos/100.000 habitantes.