La ministra de Sanidad, Carolina Darias durante una rueda de prensa tras la reunión del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, en Madrid .
La ministra de Sanidad, Carolina Darias durante una rueda de prensa tras la reunión del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, en Madrid .

La Comisión de Salud Pública, en la que se encuentran representadas todas las comunidades y ciudades autónomas y el Ministerio de Sanidad, ha acordado este jueves el cierre perimetral de las comunidades autónomas y la limitación de la movilidad nocturna de las 22 a las 6 horas con motivo de la Semana Santa.

Según ha informado el Ministerio de Sanidad en un comunicado, el acuerdo será ratificado el próximo miércoles en el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (CISNS). La principal novedad con respecto al borrador que se iba a discutir en la reunión de este jueves es la eliminación, por falta de acuerdo, de la recomendación de que los estudiantes universitarios que residan durante el curso académico en otra región o país no puedan volver a su lugar de residencia.

Control de la Guardia Civil, para frenar la extensión del coronavirus.
Control de la Guardia Civil.

Sólo viajes imprescindibles

El texto pide evitar “viajes no necesarios” e insta a las autonomías a “no bajar el nivel de alerta” desde las dos semanas previas al inicio de Semana Santa “aunque los indicadores sean favorables” y “mantener las medidas establecidas en ese momento”.

Así, la movilidad estaría limitada por el cierre perimetral de todas las comunidades autónomas, aunque con las excepciones ya reguladas por el actual Estado de Alarma, como el “retorno al lugar de residencia habitual o familiar” o las causas de fuerza mayor. Se recomienda, a su vez, que en los casos sujetos a estas excepciones se realice una PCR o test de antígeno antes del viaje o a la llegada.

No habrá “aglomeraciones” de ningún tipo

Por otra parte, Sanidad y las Comunidades Autónomas han optado por no celebrar eventos masivos “de cualquier índole que impliquen aglomeración o concentración de personas”. “Las ceremonias en espacios cerrados seguirán las normas de aforo y otras medidas establecidas según el nivel de alerta de cada comunidad autónoma”, sostiene el texto.

Máximo de 4 personas en las reuniones

Junto con estas limitaciones, se plantea una restricción de aforo en reuniones a un máximo de “4 personas” tanto en interiores como exteriores. Igualmente, se desaconseja “expresamente” la celebración de encuentros sociales en los domicilios o en otros espacios cerrados con no convivientes.

Además, se considera “pertinente” hacer una campaña institucional para evitar la relajación de comportamientos bajo el nombre de ‘No “salvamos semanas”, salvamos vidas’.

“Este esfuerzo debe incluir la integración en las estrategias de comunicación de elementos dirigidos a reducir el impacto de la “fatiga pandémica” en las medidas de control y plantear los escenarios de riesgo previstos incluyendo la esperanza que aportan los buenos resultados de las vacunas utilizadas para el control de la epidemia”, remacha el texto.

Castilla-La Mancha ya estaba prevenida

El consejero de Sanidad, Jesús Fernández Sanz, ya había avanzando en la mañana del mismo jueves que Castilla-La Mancha estaría dispuesta a volver a adelantar el toque de queda a las 22.00 horas en Semana Santa si hubiera un “consenso generalizado” para ello entre las comunidades autónomas y el Gobierno central.

Como los lectores de LA CRÓNICA saben bien, sólo desde el pasado martes el toque en la Comunidad Autónoma está fijado a las 0.00 horas.

Con esa disposición a volver a modificar el horario se expresaba el consejero en una entrevista en el programa ‘Espejo Público’ de Antena 3, en la que ha insistido en que la región está “por la labor del consenso y el mensaje único” de cara a que existan medidas comunes en toda España durante la Semana Santa.

En cuanto a la reunión entre el Gobierno central y las regiones celebrada el miércoles de cara a consensuar estas medidas y que finalizó sin acuerdo, se ha alegrado Fernández Sanz de que al menos hubiera “un documento para poder discutir” y que todas las comunidades autónomas “tengan medidas iguales ante un problema igual”.

Sobre a la obligatoriedad de seguir el plan que sea aprobado, Fernández Sanz ha señalado que la ministra de Sanidad, Carolina Darias, ya manifestó que este documento suponía “una respuesta coordinada” y era de obligado cumplimiento, aunque ha insistido que la posición de Castilla-La Mancha es la de que “sería mucho mejor si hubiera consenso”. “Todo el mundo queremos que no nos pase como en Navidad, que el mes de enero fue mucho peor. Es lo que queremos, no estar en el mes de enero”, ha insistido.

Más información: