El Ayuntamiento de Marchamalo buzoneará mascarillas por todo el municipio.
El Ayuntamiento de Marchamalo buzoneará mascarillas por todo el municipio.

El Ayuntamiento de Marchamalo, con la ayuda de Protección Civil, ha comenzado esta semana el reparto de las mascarillas que un grupo de unas 70 personas voluntarias está elaborando de forma artesanal en sus casas con un material denominado Tejido no Tejido (TNT) que es impermeable, transpirable y puede reutilizarse.

Los voluntarios ya han confeccionado cerca de 4.000 unidades, que han comenzado a repartir entre comercios, trabajadores y a efectivos de la Guardia Civil. Está previsto alcanzar un total de 14.000 unidades, que repartirán también mediante un buzoneo por todo el municipio que comienza este viernes.

El Ayuntamiento ha confirmado que la pasada semana un grupo de personas voluntarias coordinadas, con el apoyo del Ayuntamiento, comenzaron la fabricación artesanal de mascarillas de uso personal en sus domicilios. “El desabastecimiento de este producto desde hace días en todo el mercado nacional, y la centralización por parte del Estado de todas las existencias para ser empleadas por el personal sanitario y las personas más expuestas al contagio por Covid-19, ha llevado al consistorio gallardo a buscar otras fórmulas para proveer a los colectivos más sensibles del municipio, primero, y a la población en general, después, de una herramienta de protección no homologada pero sí de utilidad para la ciudadanía”, han indicado fuentes municipales en un comunicado.

Confeccionadas con un material impermeable, transpirable y reutilizable, el objetivo es llegar a fabricar cerca de 14.000 unidades, gracias a las donaciones aportadas por empresas y personas particulares del municipio o relacionadas con el Ayuntamiento. Las particularidades de este material, denominado Tejido no Tejido, impiden que los líquidos lo traspasen, ofreciendo cierta protección frente a los patógenos externos. El producto no está testado, por lo que no cuenta con la homologación necesaria para poder ser empleado por personal sanitario, pero cuenta con doble capa, una confección que se adapta perfectamente a la cara, y puede ser reutilizado siempre que se lave cada día a una temperatura superior a los 60 grados centígrados.

Por el momento han logrado confeccionar unas 4.000 unidades gracias al trabajo desinteresado de las aproximadamente 70 personas voluntarias que participan desde sus casas con la coordinación y apoyo del consistorio y de los donantes de materiales, así como del cuerpo de voluntarios de Protección Civil que se ha encargado del reparto inicial de mascarillas a las farmacias, comercios, supermercados, Vivienda Tutelada y trabajadores y trabajadoras de Marchamalo que por su actividad laboral tienen que seguir en contacto con otras personas.

Además, se han donado 200 unidades a la Diputación para el personal que atiende en la residencia de estudiantes del Centro San José de Guadalajara a los nuevos profesionales sanitarios llegados desde otros puntos del país para reforzar la plantilla del Hospital Universitario, y otras 50 unidades a la Comandancia de la Guardia Civil de Guadalajara para sus agentes.

REPARTO DE MASCARILLAS MEDIANTE BUZONEO
Así pues, una vez cubiertas las necesidades más urgentes del personal que diariamente tiene que salir a la calle para realizar su trabajo en contacto con otras personas, el Ayuntamiento de Marchamalo iniciará el reparto de las mascarillas que van confeccionando este grupo de personas voluntarias por todo el municipio. Este reparto se hará mediante buzoneo, en paquetes cerrados con dos mascarillas esterilizadas por domicilio, con la previsión de comenzar mañana viernes y continuar el mismo durante la próxima semana a medida que la producción vaya avanzando.

“Inicialmente conseguimos material para fabricar unas 9.000 mascarillas, pero gracias a nuevas donaciones que nos han ido haciendo empresas y particulares, calculo que podremos llegar a fabricar unas 14.000 unidades, con dos capas de TNT por mascarilla, gomas, y todas prelavadas a más de 60 grados centígrados antes de su entrega”, ha resumido el Alcalde, Rafael Esteban, quien dice sentirse “tremendamente orgulloso de cómo la gente de Marchamalo está respondiendo a esta crisis sanitaria global, cumpliendo en su inmensa mayoría con las normas dictadas por el Estado de Alarma, y sobre todo poniendo todo lo que tienen para contribuir a frenar al virus, su trabajo, su tiempo, su esfuerzo y sus recursos, ya sean máquinas de coser, materiales o tractores para ayudar en lo posible”, ha concluido el Consistorio.