El despliegue para las detenciones fue considerable por parte de la Guardia Civil.
El despliegue para las detenciones fue considerable por parte de la Guardia Civil.

Dos nuevas plantaciones bajo techo han caído por la acción de la Guardia Civil en la provincia de Guadalajara. Esta vez se han desmantelado en sendas viviendas de El Casar y Galápagos, en un lunes bastante intenso, a la vista de los resultados. Hasta perros adiestrados en la localización de droga fueron empleados, por más que el delito fuera notorio, tanto a la vista como al olfato humano.

De lo amplio de ambas operaciones da idea precisa la galería gráfica que acompañamos, con más de una docena de imágenes, así como el vídeo al final de la información:

La primera de las actuaciones del pasado 15 de marzo la llevaron a cabo agentes del cuartel de Azuqueca de Henares y desembocó en la detención de cinco personas como presuntos autores de un delito contra la salud pública por cultivo de marihuana. Se desmanteló una plantación de marihuana bajo techo, en el interior de un chalé de la urbanización Nuevo Mesones, en el término municipal de El Casar.

En las diferentes dependencias de la vivienda, los agentes se encontraron con 700 plantas de marihuana en avanzado estado de crecimiento, otras 390 plantas en proceso de secado con cogollos, así como varias cajas que contenían 10 kilos de cogollos de marihuana listos para su distribución. Junto con ello, la habitual parafernalia tecnológica para el cultivo de esta droga… y el consabido «puente» para asegurarse gratis el fluido eléctrico, al estar conectados ilegalmente a la red eléctrica.

Siete han sido los detenidos en dos operaciones de la Guardia Civil contra el cultivo de marihuana en Guadalajara.
Siete han sido los detenidos en dos operaciones de la Guardia Civil contra el cultivo de marihuana en Guadalajara.

El mismo día, otros dos detenidos en Galápagos

Otras dos detenciones se practicaron el mismo lunes, en este caso por agentes del Grupo de Investigación de la Guardia Civil de Guadalajara, en una vivienda en la localidad de Galápagos. Se les considera presuntos autores de un delito contra la salud pública por cultivo de marihuana y otro de defraudación de fluido eléctrico al estar conectados ilegalmente a la red eléctrica.

Allí se incautaron 756 plantas de marihuana en distintas fases de crecimiento así como unas bolsas que contenían 7,3 kilogramos de cogollos, listos para su distribución.

Más información: