Joe Biden, más que probable nuevo presidente de Estados Unidos.
Joe Biden, nuevo presidente de Estados Unidos.

Mucho se está especulando sobre la edad de Joe Biden, presidente de los Estados Unidos desde el pasado 20 de enero. De su mucha edad y de sus posibles limitaciones físicas. El Gobierno español, con su presidente Pedro Sánchez a la cabeza, expresó su esperanza de que la llegada del demócrata abriera una nueva era en las relaciones… aunque por ahora no haya podido comentárselo personalmente.

Dos meses después, la protocolaria llamada telefónica entre el nuevo presidente estadounidense y Sánchez sigue sin haberse producido. Ambos tampoco hablaron en las semanas que siguieron a la victoria de Biden en las elecciones del 3 de noviembre, a diferencia de lo que sí hicieron otros líderes mundiales.

Hasta la fecha, el único contacto destacado ha sido el mantenido por la ministra de Asuntos Exteriores, UE y Cooperación, Arancha González Laya, con el secretario de Estado, Antony Blinken, el pasado 16 de febrero. Dicha llamada se produjo después de que el jefe de la diplomacia estadounidense ya hubiera hablado con una treintena de ministros.

También Biden ha hablado con un buen número de mandatarios en estos meses, si bien es cierto que el ritmo al que lo ha hecho ha sido más lento que el de sus predecesores.

¿Cómo va el orden de llamadas?

El nuevo inquilino de la Casa Blanca ha tenido una primera toma de contacto con los principales aliados de Estados Unidos en los cinco continentes, aunque en este listado, además del presidente español también resulta reseñable que no haya hablado con el primer ministro de Italia –su socio en el G7–, si bien en estos dos meses ha habido cambio en el Gobierno transalpino y Mario Draghi llegó al cargo el pasado 13 de febrero.

En 2017, tras la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca, el primer contacto formal con el entonces presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, se produjo el 7 de febrero. No obstante, ambos ya habían hablado previamente en diciembre de 2016, después de que el republicano ganara las elecciones.

Biden inició su ronda de llamadas con líderes internacionales como marca la tradición hablando con el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, el 22 de enero, mientras que con el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, conversó el día 23.

El primer contacto fuera del continente americano se produjo ese mismo día, siendo el receptor de la llamada el primer ministro británico, Boris Johnson, cuyo país es uno de los principales aliados de Estados Unidos.

El turno para el primer líder dentro de la UE fue para el presidente francés, Emmanuel Macron, ya el 24 de enero, mientras que al día siguiente Biden habló con la canciller alemana, Angela Merkel. Tras ellos llegaron el presidente ruso, Vladimir Putin, el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, y el primer ministro de Japón, Yoshihide Suga.

Después de unos días sin nuevos contactos, el 3 de febrero el nuevo presidente conversó con el presidente de Corea del Sur, Moon Jae In, y con el primer ministro australiano, Scott Morrison. La siguiente llamada fue al primer ministro indio, Narendra Modi, el 8 de febrero, mientras que el día 10 se produjo el primer contacto con el presidente chino, Xi Jinping, muy esperado teniendo en cuenta la tensa relación mantenida por su predecesor con Pekín.

La primera llamada al primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, con quien Trump mantuvo una relación muy estrecha y que fue el artífice de los acuerdos de paz con varios países árabes, no llegó hasta el 17 de febrero.

El goteo de llamadas continuó el 23 de febrero, con el primer ministro de Irak, Mustafá al Kadhimi, y ese mismo día Biden mantuvo también una cumbre bilateral telemática con su homólogo de Canadá.

El 25 de febrero tuvo ocasión de hablar con el rey de Arabia Saudí, un importante aliado en el Golfo y con el que Trump mantuvo una estrecha relación, así como con el presidente de Kenia, Uhuru Kenyatta, el primer mandatario africano.

El mes de marzo arrancó con una cumbre con México, aunque por vía telemática, y el día 4 Biden habló con el presidente de Guatemala, Alejandro Giammattei, primer mandatario iberoamericano con el que contactó al margen del presidente mexicano, si bien al presidente de Colombia, Iván Duque, le envió una misiva a finales de febrero.

El turno de la presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen, no llegó hasta el 5 de marzo a pesar de que desde Bruselas se había venido expresando de forma reiterada el deseo de relanzar la relación trastlántica tras el distanciamiento registrado bajo el mandato de Trump.

Tras una cumbre virtual a cuatro con los mandatarios de Japón, India y Australia el 12 de marzo, su último contacto ha sido con el primer ministro irlandés, Micheal Martin, con quien mantuvo un encuentro telemático el 17 de marzo, coincidiendo con San Patricio, el patrón de Irlanda.

Biden ya había hablado con varios líderes internacionales, aunque no con Sánchez, tras conocerse su victoria en las elecciones del 3 de noviembre. Así, el 10 de noviembre conversó con Merkel, Macron y Johnson, a quienes siguieron en días sucesivos el primer ministro de Australia, el japonés y el presidente surcoreano.

Después le tocó el turno al Papa Francisco y posteriormente al entonces primer ministro italiano, Giuseppe Conte, el día 13. El antiguo vicepresidente tuvo también ocasión de hablar con la presidenta de la Comisión Europea y el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, el 23 de noviembre.