Vaso principal de la piscina municipal de Cabanillas del Campo.
Vaso principal de la piscina municipal de Cabanillas del Campo.

Un pueblo más, y de los relevantes dentro de la provincia de Guadalajara, que incrementa la relación de ayuntamientos que desiste de abrir este verano su piscina municipal. La decisión se ha conocido en la tarde del martes: ni abrirá la piscina municipal de Cabanillas del Campo ni el Ayuntamiento organizará el campamento estival, para niños. “Tanto la apertura de la piscina como la organización del Campamento son en la práctica incompatibles con las medidas de seguridad que se imponen desde las autoridades sanitarias”, han argumentado desde el equipo de gobierno.

Tras una “intensa evaluación” de la situación sanitaria, y tras haber esperado “un tiempo prudencial” para ver cómo evolucionaba la pandemia de Covid-19 se ha tomado la decisión, tras consultarlo con el resto de grupos políticos del Consistorio.

En el caso del Campamento Urbano, que se realizaba cada verano en el colegio “San Blas”, el Ayuntamiento considera “virtualmente imposible” la adopción de medidas como la distancia social, la higiene de manos constante o el uso obligatorio de mascarillas que sería necesario imponer durante esas jornadas.

El problema, la distancia sobre el césped

Por lo que respecta a la piscina, las razones son parecidas. Las dimensiones de la instalación cabanillera hacen que sea también “virtualmente imposible” abrir sus puertas garantizando el espacio personal que se exige en las zonas de pradera, “sin que el aforo se vea reducido a un número de usuarios casi irrelevante, de muy difícil gestión, y que no daría ni remotamente satisfacción a la demanda de los usuarios”.

Más información: