García-Page y Pedro Sánchez han coincidido en La Toja.
García-Page y Pedro Sánchez, en La Toja.

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, se ha pronunciado este miércoles ante la posibilidad de que los encarcelados por el desafío soberanista en Cataluña puedan ser indultados. Se ha mostrado contrario a esta eventualidad. Ha valorado que si una vez recibido el indulto los líderes nacionalistas «volvieran al mismo camino», sería un «ridículo histórico» para el PSOE.

En una entrevista con Antena 3, ha reconocido estar disgustado por el hecho de que los indultos «estén manoseados desde el punto de vista político».

Esta «figura de gracia» que no le hace «ninguna gracia» se utiliza en Cataluña para «ganar votos» ante una próxima convocatoria electoral, según ha dicho García-Page. El presidente regional se ha alineado con la frase de Oriol Junqueras al referirse a esta posibilidad. «Que se metan el indulto por donde les quepa. Fue una frase expeditiva que no me quiero apropiar».

Page y Lambán con Puigdemont en una de las pocas fotos que comparten.
Page y Lambán con Puigdemont en una de las pocas fotos que comparten. El prófugo tendría otro consideración diferente a la de los efectivamente condenados.

Riesgo de que cometan los mismo delitos

Ha recordado, además, que el líder de ERC encarcelado «ya dijo que volvería» a cometer los mismos delitos en caso de salir de prisión.

En la misma línea, ha criticado que los independentistas encarcelados «digan que no quieren el indulto», algo que en su opinión se debe a que «camuflan que lo quieren pero quieren que sus votantes piensen que no». «Es una ceremonia absurda».

Con todo, poniéndose «en el lugar» del PSOE, ha asegurado que aunque se tenga «buena voluntad en pro de arreglar las cosas en Cataluña», el ridículo sería «histórico».

«¿Qué pasaría si mañana se indultara y pasado mañana volvieran por el mismo camino los independentistas? Que el ridículo sería histórico», ha zanjado García-Page.