Emiliano García-Page.

El presidente de la Junta de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha recomendado a Unidas Podemos que aprenda a gestionar la “cruda realidad”. Al tiempo, destaca que los diputados independentistas no pueden condicionar a todo un país. Asimismo, ha ironizado sobre la oposición del partido de Pablo Iglesias a pactar los Presupuestos Generales del Estado con Ciudadanos, pues subraya que ha perdido la cuenta de las veces que han cambiado de opinión y que ya lleva suficiente tiempo en el Gobierno para ver que los ultimátum no funcionan.

A esto, ha añadido que “cuando se gobierna, además de predicar hay que dar trigo”. Por ello, ha advertido a Podemos que están “ante la cruda realidad. “No se trata de ganar votos pintando la realidad como cruda, sino de gestionar la cruda realidad, y eso lo tienen que aprender. No hay nadie que no haya pasado por esa experiencia. Llevo mucho tiempo sin oír a nadie hablar de casta”.

En una entrevista con Europa Press para LA CRÓNICA, el titular del Ejecutivo castellanomanchego, tras recordar que a estas alturas del año el presupuesto sigue abierto, ha advertido de que en Europa no se entendería que a España le lleguen 140.000 millones sin unas cuentas aprobadas. Por ello, ha invitado a cerrar un consenso de Estado, no para apoyar, sino para permitir un presupuesto. “No sé si tienen que apoyar, pero hay que permitirlo. A la hora de la verdad, no pasa del 5 por ciento de cambio respecto a lo que hay, no hay más margen, son habas contás“, ha expresado gráficamente.

Proyecto socialdemócrata

Preguntado sobre si prefiere el acuerdo con Cs al de los independentistas, García-Page ha considerado que él se siente más cómodo con un proyecto socialdemócrata apoyado por una mayoría socialdemócrata. “El proyecto tiene que ser al 90 por ciento lo que diga el Gobierno. Los que tengan votos, que pongan comas y acentos, hasta ahí normal. Un diputado de una provincia o 34 independentistas no pueden condicionar todo el país”, ha reiterado.

Duda del entorno de Casado

En cuanto al Partido Popular, García-Page piensa que el talante de su líder Pablo Casado “no es radical” y “tiene condiciones como para poder reubicarse en una estrategia más moderada”, aunque no sabe si se puede decir lo mismo de su entorno y de los que le influyen. “Intuyo que él no está cómodo en un papel en el que sabe que no va a ser Abascal y que para ser presidente del Gobierno no puede ser Abascal, pero al mismo tiempo ha llegado tan lejos en el ataque al Gobierno que le parece contaminante darle la mano”.

García-Page ha insistido en que no le preocupa que el PP no se ponga a tiro para llegar a acuerdos, pues es la oposición que ha habido en España que menos propuestas de acuerdo ha hecho.

A su juicio, si Casado quiere llegar a La Moncloa tendría que ir más lejos y abanderar planteamientos de consenso que al Gobierno no le quedara más remedio que aceptar. “Mientras no consiga eso, no se despegará de Vox”, ha advertido.

Acusaciones sufridas por Page e Iglesias

Respecto al ‘caso Dina’, el presidente castellanomanchego ha asegurado que mantiene la presunción de inocencia del líder de Podemos, Pablo Iglesias, como hace con dirigentes de otros partidos, incluidos los del PP.

“Tenemos que mantener la presunción de inocencia. Creo que no hay que entrar en cuestiones de ámbito personal. No soy dado a eso. Mi familia ha sufrido por acusaciones que he sufrido, como para meterme yo ahora en ese jardín”, ha concluido.