García-Page, durante la conferencia de presidentes del 22 de diciembre de 2021.
García-Page, durante una conferencia de presidentes en 2021.

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha confirmado que su Gobierno no va a endurecer de momento las medidas restrictivas que ya pesan sobre la Comunidad Autónoma para frenar el avance de la sexta ola de coronavirus. Sí que ha avanzado que la próxima semana, pasada ya la Navidad, habrá una Comisión de Salud Pública para abordar la situación tras esta primera tanda de celebraciones navideñas.

En su comparecencia ante los medios de comunicación tras la reunión de la Conferencia de Presidentes convocada de forma extraordinaria para analizar el escenario de coronavirus, García-Page ha reiterado que «el esfuerzo colectivo obliga a ser coherente» en Castilla-La Mancha más aún después de que la ciudadanía «se haya comportado muy bien» junto al sector hostelero. Sobre esa base, ha defendido que no haya medidas extraordinarias.

Sí que habrá refuerzos del sistema sanitario, pero no habrá endurecimiento de las medidas. No obstante, la próxima semana habrá una comisión de Salud Pública para valorar otros escenarios si hay un cambio de tendencia, ha subrayado.

«No nos jugamos la Navidad, nos jugamos 2022», alerta Page

Con este contexto, ha pedido «mucha responsabilidad, un poco más» a todos los ciudadanos de la región, dado que «es muy importante» dejar atrás la Navidad y estar preparados para afrontar un 2022 que «va a ser mucho mejor» en convivencia con el virus.

«No nos jugamos la Navidad, nos estamos jugando 2022», ha defendido el líder del Ejecutivo autonómico, para asegurar que «no se tomarán medidas adicionales ni restricciones» más allá que las implementadas por el Gobierno, pero ha avisado que si la cosa va mal en estas fiestas, estas medidas «vendrán a la vuelta» de las mismas.

García-Page, que ha tenido palabras para acordarse de los fallecidos y de sus familias, ha agradecido el «comportamiento ejemplar» de la ciudadanía del país, una España que «está dando un ejemplo en su conjunto» ya que la situación «se está tomando en serio», tanto frente a las restricciones como ante la campaña de vacunación.

Cataluña y País Vasco piden al resto «ir todos a una»

En alusión a comunidades autónomas de «índole nacionalista», le ha llamado la atención el hecho de que este miércoles Cataluña y País Vasco «hayan reclamado que todos vayamos a una».

Repasando las medidas implementadas tras la cita, ha reparado en la implantación de la mascarilla en espacios abiertos, algo que «no es una contradicción» pese a que en el pasado se dijo que era «innecesario».

Según ha argumentado, la nueva variante y el hecho de que «ya se está notando la gripe y se va a notar más hasta febrero» hace que ahora sea una medida más necesaria.

Los que no se vacunan

Sobre la vacunación, ha aludido a las personas que no han recibido las vacunas, entendiendo que puedan establecerse medidas de cara a incentivar los pinchazos o tener un tratamiento distinto con aquellos que no han optado por este extremo.

En la reunión, según ha abundado, también se han reclamado más efectivos militares para colaborar en las labores de rastreo, algo que, según ha comentado, se pide en mayor medida para otros territorios que no son Castilla-La Mancha.

Más información: