Internet es una presencia constante, en parte gracias al teléfono móvil.
El marido controlaba los pasos y los contactos de su esposa con una aplicación en el teléfono móvil.

El Juzgado de lo Penal número 2 de Albacete tiene previsto juzgar el próximo viernes, 17 de septiembre, a J.M.R., acusado de espiar a su mujer a través de un teléfono móvil que le había regalado.

La Fiscalía considera que estos hechos son constitutivos de un delito de descubrimiento y revelación de secretos, por el que pide la pena de dos años de prisión y 18 meses de multa con cuota diaria de 12 euros.

Un regalo envenenado

Según el escrito de acusación, los hechos tuvieron lugar en 2016, cuando el acusado le regaló un nuevo móvil a su mujer, M.I.E.G., bajo el pretexto de que el anterior ya no funcionaba.

Ahora, con el nuevo terminal, el procesado tenía acceso a través de una aplicación a la geolocalización en tiempo real de su pareja, así como a sus contactos y conversaciones.

Asimismo, el acusado deberá indemnizar a M.I.E.G. en la cantidad de 1.000 euros en concepto de responsabilidad civil.

Más información: