El teléfono móvil puede ser también una fuente de contagio de coronavirus.
El teléfono móvil puede ser también una fuente de contagio de coronavirus.

La Organización Colegial de Enfermería ha expuesto los pasos que deben seguir los profesionales sanitarios al volver a casa para evitar posibles contagios entre sus familiares. Son consejos que en buena medida resultan de utilidad para todos aquellos que salen fuera de su domicilio, pese al confinamiento de la mayoría. No obstante, la mayoría de los que trabajan en servicios esenciales están muy lejos de estar tan expuestos como los profesionales sanitarios. Sirva, de todos modos, como referencia y que cada cual elija su nivel de celo a la hora de garantizar que el COVID-19 no entra en casa.

“Desde esta institución queremos proteger a todas aquellas personas que no pueden permanecer en sus casas y queremos cuidarlas no sólo en los centros sanitarios, sino también en sus domicilios”, explica el presidente de los enfermeros, Florentino Pérez Raya.

¿Qué hacer?

Evitar coincidir con personas vulnerables, vigilar posibles síntomas, desinfectar los objetos que salgan de casa y aquellas zonas comunes que más contacto tienen son algunos de los principales consejos.

En este documento se resalta también la manera de proceder justo al llegar a casa. Lo primero, quitarse los zapatos y dejarlos en una caja de cartón en la entrada, junto al bolso, las llaves y la cartera. Desde ahí, ir directamente a lavarse las manos sin tocar ninguna superficie de la casa y, si fuese posible, ducharse antes de continuar con la rutina doméstica.

El móvil, también

También es muy importante desinfectar el móvil y las gafas con una toallita con agua y jabón o alcohol de 70º. El resto de los objetos que vengan desde el lugar de trabajo hay que limpiarlos con lejía diluida en agua (20 centímetros cúbicos por litro de agua). “El momento de llegar a casa es uno de los más críticos porque podemos venir contaminados y es necesario poner toda nuestra atención a la hora de realizar una limpieza adecuada de todo aquello que haya tenido contacto con el exterior para evitar propagar el virus por la casa”, destaca el presidente de los enfermeros.

Dentro de casa también es necesario extremar las precauciones por si hubiese un contagio, aunque el afectado lo presentase de manera asintomática. Desde la institución colegial se recomienda evitar compartir objetos de uso personal como las toallas o los cubiertos para limitar la exposición de fluidos corporales con el resto de los habitantes, así como lavar la vajilla y la ropa de la persona con agua caliente a partir de 60º.

Por último, consideran imprescindible limpiar con frecuencia superficies de las zonas comunes como los interruptores, los grifos, pomos de puertas, microondas, nevera, lavadora, muebles, mandos a distancia, ordenadores, etc.