Obras en el Ayuntamiento de Guadalajara, en agosto de 2021. (Foto: La Crónic@)
Obras en el Ayuntamiento de Guadalajara, en agosto de 2021. (Foto: La Cró[email protected])

Quienes se han atrevido a andar por el centro de Guadalajara esta semana, a pesar de la canícula, han comprobado que algo está ocurriendo en el Ayuntamiento. Basta acercarse a la Plaza Mayor para intuir que algo está pasando en el interior de las Casas Consistoriales, metidas en obra.

Quienes sean lectores fieles de LA CRÓNICA no se habrán llevado tanta sorpresa, puesto que recordarán que este periódico ya había anticipado amplia y puntualmente lo que iba a ocurrir: el Consistorio se ha metido en una reforma sustancial de su zona más noble, el salón de plenos.

Obras en el Ayuntamiento de Guadalajara, en agosto de 2021. (Foto: La Crónic@)
Obras en el Ayuntamiento de Guadalajara, en agosto de 2021. (Foto: La Cró[email protected])

Una historia de grietas y desconchones

En realidad, las grietas y los desconchones del salón de plenos del Ayuntamiento de Guadalajara han sido parte del paisaje municipal desde hace años. Tantos, que han aguantado más que Antonio Román en el edificio y han seguido ahí, desde antes de la pandemia y con el cambio de gobierno, en el cada vez más lejano 2019.

Pese a su inquietante presencia, en la sala más importante de las Casas Consistoriales se han seguido haciendo actos oficiales de relumbrón cuando la ocasión así lo ha requerido.

Aunque hace ahora un año los actuales munícipes se lamentaban de no tener dinero para la obra, por culpa del supuesto carácter manirroto de sus predecesores, andando el tiempo las circunstancias parecen haber cambiado y la reforma será incluso ambiciosa.

Grietas y goteras en el salón de plenos de Guadalajara, en 2020. (Foto: La Crónic@)
Grietas y goteras en el salón de plenos de Guadalajara, en 2020. (Foto: La Cró[email protected])
Grietas y goteras en el salón de plenos de Guadalajara, en 2020. (Foto: La Crónic@)
Grietas y goteras en el salón de plenos de Guadalajara, en 2020. (Foto: La Cró[email protected])
Grietas y goteras en el salón de plenos de Guadalajara, en 2020. (Foto: La Crónic@)
Grietas y goteras en el salón de plenos de Guadalajara, en 2020. (Foto: La Cró[email protected])
Grietas y goteras en el salón de plenos de Guadalajara, en 2020. (Foto: La Crónic@)
Grietas y goteras en el salón de plenos de Guadalajara, en 2020. (Foto: La Cró[email protected])

Detalles del proyecto de reforma

Desde el pasado mes de abril, al menos ya había proyecto de reforma. Y por un valor no especialmente caro, para los tiempos que corren. Con unos 200.000 euros se van a quitar no solo las grietas y las goteras sino que se adecentarán los baños anexos y se facilitará el acceso a las personas con limitaciones de movilidad. La obra ha sido adjudicada el pasado 19 de julio.

Los primeros estudios técnicos, incorporados a la memoria del proyecto, datan de 2015 y buscaban comprobar el estado de las maderas de la estructura del vetusto edificio. Se consideró en su día que el forjado se encuentra en buen estado.

Las reformas previstas, según el documento al que ha accedido LA CRÓNICA, son numerosas:

  • «Dotar de aseos accesibles a la planta tratada, al no existir en este momento ningún
    aseo accesible. Se contempla la realización de dos aseos adaptados para personas
    con problemas físicos, cognitivos, sensoriales y motrices. Se trata de dotar a esta
    planta de un servicio de cobertura a todas las personas con criterios de
    accesibilidad universal, atendiendo a cualquier situación manifestada para evitar la
    posible discriminación incluyendo las personas ostomizadas».
  • «Formación de un nuevo aseo de uso exclusivo y ligado a la alcaldía«.
  • «Ejecutar la renovación de las instalaciones del Salón de Plenos y de la Sala de
    Juntas con la incorporación de nuevos sistemas de audio o video, acceso de red
    informática a cada uno de los puestos de trabajo, nueva climatización, cambio de
    iluminación…»
  •  «Sustitución de la actual carpintería exterior, montada en los años 60 de aluminio en
    su color. Tanto de las ventanas del Salón de Plenos como las correspondientes a la
    Sala de Juntas y sala de espera».
  • «Reforma de la distribución de los espacios, eliminando los espacios residuales al
    dando repuesta a las actuales necesidades:- Se amplía el Salón principal con objeto de hacerlo más funcional, eliminando las tarimas que imposibilitan la circulación normal de las personas, haciéndose accesible. Se amplían los espacios entre las bancadas
    laterales y la pared, permitiendo un tránsito más fluido sin afectar al resto
    de las personas que ocupan sus escaños.

    – Se organiza en la zona trasera de la presidencia la instalación de los
    equipos de audio y video en espacio cerrado, al igual que el cuarto para el
    servidor de toda la planta principal del edificio.

    – Se posibilita mediante tabique móvil, la ampliación de la Sala de Juntas,
    para dar cabida a actos institucionales que necesitan más espacio.

    – Se actualizan todos los materiales, manteniendo la forma actual, sin
    menoscabar la imagen de este peculiar espacio.

Más información: