Antes de la cinco de la tarde ya reposaba fuera del socavón la grúa que se había hundido a primera hora del viernes en la Plaza del Concejo, como viene informando desde minutos después del suceso LA CRÓNICA DE GUADALAJARA. Para sacarla de este inesperado atolladero ha bastado el rápido trabajo de una grúa de grandes proporciones, de una empresa alcarreña, que ha llegado hasta este punto por la calle San Gil.

El hundimiento de la grúa que trabajaba en las obras que el Ayuntamiento de Guadalajara realiza en la céntrica Plaza del Concejo ha venido originado por un gran socavón, según se puede apreciar en las imágenes de nuestra galería gráfica, lo cual que paraliza de momento las obras de reacondicionamiento de este céntrico espacio. El trabajador que había en el vehículo no ha sufrido daños.

El suceso ha tenido lugar este viernes a primera hora de la mañana. El vicealcalde, Jaime Carnicero, tras confirmar el hecho ha indicado a los medios que el trabajador, aún "con el susto en el cuerpo, ha salido por su propio pie".

"El trabajador que se ha visto involucrado en este incidente ha podido salir por su propio pie, afortunadamente, de la cabina y subir a la superficie", ha señalado Carnicero tras resaltar que el suceso tenía lugar de manera súbita.

El hundimiento se ha producido porque el subsuelo de esta plaza se encuentra hueco en ese punto y "eso significa que había un vacío importante" que ahora habrá que rellenar con hormigón para dar continuidad a los trabajos.

"La máquina ha sido succionada", ha insistido Carnicero, tras reconocer que ha sido "un hundimiento espectacular".

En todo caso, este hecho, según ha explicado el vicealcalde, les lleva a reflexionar sobre qué hubiera pasado si hubiese habido niños pero "dentro de la desgracia, estamos de suerte".

A falta de definir con precisión la amplitud de la zona afectada por este vacío, desde el Ayuntamiento ya han asegurado que van a extremar las precauciones y tener "un doble cuidado", desconociendo aún si esto va a ralentizar los trabajos.