La portavoz del Gobierno de Castilla-La Mancha, Blanca Fernández, se ha congratulado por la firma del convenio llevada este viernes a cabo entre el Ayuntamiento de Guadalajara y la Universidad de Alcalá para la cesión de los terrenos donde se levantará el nuevo Campus.

Una entrega de llaves simbólica fruto de la colaboración institucional “esencial” entre estas dos instituciones, y también la Junta de Comunidades, que se ha producido en tiempo récord tras el relevo en la Alcaldía de la capital alcarreña, después de que “durante más de cuatro años, el ayuntamiento gobernado por el Partido Popular haya paralizado la construcción del Campus porque no gestionaba la compra y la cesión de los terrenos”.

Tras este trámite imprescindible, Fernández ha confirmado que el Gobierno regional presidido por Emiliano García-Page tiene comprometidos 50 millones de euros necesarios para la construcción de esta infraestructura educativa.

Por ello, la portavoz ha afirmado que “es un buen día para Castilla-La Mancha y para Guadalajara, ya que se merecían tener un campus, y a partir de hoy se comienza a hacer realidad y se deja de lado que un ayuntamiento le esté haciendo oposición al Gobierno regional para pensar más en el interés general de las personas”, ha concluido.