Quitanieves de la Diputación de Guadalajara, en plena tarea.
Quitanieves de la Diputación de Guadalajara, en plena tarea.

Todas las carreteras provinciales que son titularidad de la Diputación de Guadalajara han quedado abiertas al tráfico en la tarde de este martes. Las últimas en volver a la normalidad han sido la GU-205 (N-320-Horche-Yebes-Valdarachas-intersección de la CM2027) y la GU-206 (Loranca de Tajuña-Pioz).

Además, al haberse completado las labores de limpieza que faltaban por realizar en las carreteras GU-106 (Rebollosa de Hita), GU-914 (Huertapelayo), GU-915 (Torrecuadrada de los Valles) y GU-978 (Armallones), se han reabierto al tráfico.

Atención al hielo

El decreto del presidente de la Diputación de Guadalajara mantiene, no obstante, la recomendación de circular con la máxima precaución ante la posible formación de placas de hielo debido a las bajas temperaturas.

Aunque las labores de limpieza han permitido abrir ya toda la red provincial de carreteras al tráfico, el dispositivo de 18 máquinas puesto en marcha por la Diputación para hacer frente a los efectos del temporal ‘Filomena’ se mantendrá activo durante los próximos días.

Continuarán realizando labores de limpieza y mantenimiento, con el objetivo de repasar carreteras para seguir ampliando el ancho de calzadas apto para la circulación de vehículos, esparcir sal para prevenir la formación de placas de hielo e intervenir ante la posible formación de ventisqueros (acumulaciones de nieve, que se forman por la acción del viento y pueden alcanzar varios metros de profundidad).

En la jornada del martes, las máquinas de la Diputación han tenido que eliminar de la red provincial de carreteras dos ventisqueros: uno en la carretera que une Almiruete con Palancares, que había sido retirado el día anterior y había vuelto a formarse, y otro en Aldeanueva de Atienza.