Calle de Guadalajara sin ninguna plaza libre para aparcamiento en la mañana de un domingo. (Foto: La Crónic@)
Coches estacionados en una calle de Guadalajara. (Foto: La Cró[email protected])

Estos estafadores, de varias nacionalidades, han dejado un reguero de afectados en nada menos que 18 provincias españolas. Además de en Guadalajara, han actuado en Álava, Barcelona, Burgos, Cantabria, Castellón, Girona, Gijón, Granada, Jaén, Madrid, Málaga, Murcia, Palencia, Tarragona, Valencia, Valladolid y Zaragoza.

Pese a no tener trabajo conocido, los miembros de la banda gozaban de un elevado nivel de vida, gastando el dinero estafado en casinos, ocio, spas, salones de belleza e incluso operaciones de estética. Se han localizado hasta ahora 34 estafados. A los presuntos responsables se les imputan un total de 94 delitos, por los que deberán responder ante el juez.

Ha sido la Guardia Civil de Sagunto (Valencia) la que ha detenido a seis personas e investiga a una más por su presunta pertenencia a esta organización criminal, dedicada a realizar estafas.

Publicidad en el limpiaparabrisas

Los implicados operaban de forma itinerante entre Francia y España. Captaban a los incautos dejando publicidad en los limpiaparabrisas, donde se anunciaban como una empresa de compraventa de vehículos de segunda mano. En realidad, su propósito era otro: conseguir la documentación del coche, con la cual solicitaban créditos a nombre de las víctimas y con los que compraban productos de lujo.

Los ahora detenidos supuestamente contrataban líneas de teléfonos y cuentas bancarias a su nombre, para solicitar los referidos créditos. Mediante esos préstamos financieros, y a través de una tarjeta de crédito a nombre de sus víctimas, compraban productos de alta gama como teléfonos móviles, bicicletas, joyas, electrodomésticos e incluso lingotes de oro.

Las víctimas sólo eran conocedoras de estos préstamos cuando eran requeridas por las empresas de gestión de cobros o por los juzgados, que de todo ha habido.

El avance de la investigación permitió averiguar que los cabecillas de la organización eran un padre y sus dos hijos. El progenitor se encargaba de la captación de la documentación, mientras que los hijos realizaban las estafas y las usurpaciones. Se cree que realizaban ellos mismos las falsificaciones de la documentación, copiando los logotipos de las empresas locales, según la provincia en la que actuaran. Posteriormente, esta documentación era entregada en las entidades de crédito donde obtenían la financiación.

La operación comenzó en octubre del año 2021, cuando el Equipo @ de la Guardia Civil de Sagunto tuvo conocimiento de la estafa, tras una denuncia interpuesta en el puesto de esa localidad valenciana. 

El pasado 14 de febrero, los agentes realizaron tres registros en la localidad de Paterna, donde intervinieron cuatro vehículos, 10.000 euros en efectivo y material tecnológico con el que realizaban las estafas, entre otros. Además, ese día se procedió a la detención de cinco personas. A raíz de estos registros y tras el análisis de la documentación intervenida, los días 22 y 23 de febrero detuvieron a un hombre más e investigan a una mujer como presuntos integrantes del grupo criminal.

La operación ha concluido con la detención de cuatro hombres de edades comprendidas entre 26 y 60 años, de nacionalidades italiana, española, mexicana y portuguesa y a dos mujeres de 29 y 31 años, de nacionalidades española y portuguesa respectivamente, por 28 delitos de estafa, 28 de falsedad documental, 34 de usurpación de identidad, defraudación de fluido eléctrico y análogos, organización criminal y blanqueo de capitales.

Más información: