Un placer a prueba de COVID: las terrazas bajo el sol del otoño. (Foto: La Crónic@)
Un placer a prueba de COVID: las terrazas bajo el sol. (Foto: La Crónic@)

Finalmente, la Junta de Comunidades ha encontrado la manera más fácil de reabrir la hostelería en toda Castilla-La Mancha: rebajar los niveles que venía aplicando en casi toda la región y permitir, de este modo tan sencillo, una vuelta a la actividad en los sectores que más estaban criticando la gestión de la pandemia. Hallar la forma de hacerlo ha llevado más tiempo de lo esperado, como ha informado LA CRÓNICA. Ha bastado reducir los niveles tomados como referencia para cada categoría para conseguirlo.

A partir de la medianoche del martes al miércoles, Castilla-La Mancha contará con sólo 7 municipios en nivel 3 y apenas 2 en nivel 3 reforzado.

De los 7 municipios en nivel 3 la mayoría están en esta provincia: la ciudad de Guadalajara, Alovera, Azuqueca de Henares y Cabanillas del Campo. A estos municipios se suman Socuéllamos, en la provincia de Ciudad Real, y Fuensalida y Mora en la provincia de Toledo. Los dos únicos municipios de toda la región que tendrán medidas nivel 3 reforzado son Santa Cruz de Mudela y Valdepeñas, ambos en la provincia de Ciudad Real.

Inminente publicación de las nuevas normas

Como viene informando LA CRÓNICA, será esta noche cuando la Dirección General de Salud Pública de Castilla-La Mancha publique en el Diario Oficial de Castilla-La Mancha una nueva instrucción, la 11/2021, con la actualización del procedimiento de actuación para la implantación de medidas especiales dirigidas a la contención del SARS-CoV-2 que deroga, y por tanto deja sin efecto, la instrucción 10/2021, vigente todavia a lo largo de todo este martes y que había sido cuestionada por empresarios y particulares en las últimas fechas.

Reabre toda la hostelería

A partir de ahora, la hostelería puede abrir en las localidades sometidas a Nivel 3 al 50 por ciento en el interior de los establecimientos y al 75 por ciento en el exterior. De este modo acaba también la incertidumbre generada durante horas al no darse a conocer el número de población en Nivel 3 reforzado, que en la provincia de Guadalajara se han reducido a cero cuando hasta esta misma jornada eran varias decenas, incluida la capital.

La nueva tolerancia también alcanza a los acontecimientos deportivos y las corridas de toros: el 40 del aforo en interior y el 60 por ciento de las localidades al aire libre, lo que afecta por igual a los estadios y a los cosos taurinos de la región.

En las localidades que están en Nivel 2 no habrá apenas novedades sobre la situación anterior, salvo que las personas de las residencias de mayores pueden salir a pasear. Para las corridas de toros en municipios bajo Nivel 2 el aforo máximo permitido será del 75 por ciento. En cuanto a bodas y comuniones, que se acercarían a su “temporada alta” si estuviésemos en una situación sin pandemia, con Nivel 2 podrá haber un máximo de 100 personas en el interior y 150 en el exterior.

Según el optimista planteamiento que ahora transmite la Junta de Comunidades, apenas un 2 por ciento de la Comunidad Autónoma queda desde ahora en Nivel 3 reforzado, que es el más duro. Hay otro 15 por ciento de la población que, según sus cálculos, seguirá sometido a las restricciones de Nivel 3. Fernández Sanz ha destacado que la inmensa mayoría de Castilla-La Mancha estará en Nivel 2, con unas medidas incluso más llevaderas que hasta ahora.

Cierre perimetral

Respecto al cierre perimetral de la región, el consejero lo ha vinculado al estado de alarma, que termina su vigencia el 9 de mayo. A partir de ese día, el Ejecutivo regional no puede restringir un derecho fundamental de todo español como es el de la movilidad por el territorio nacional, una vez perdida la cobertura legal del Estado. “No podremos perimetrar, en principio, a partir de ese día y habrá que tomar decisiones”, ha reconocido Fernández Sanz, aunque sin detallar más su pronóstico de cuál será la situación final.

A partir de ahora, Castilla-La Mancha continuará teniendo medidas especiales nivel 1, medidas especiales nivel 2, medidas especiales nivel 3 y medidas especiales nivel 3 reforzado para frenar, según la situación de cada municipio, la expansión de la pandemia por coronavirus en los municipios. Pero, de hecho, comienza una nueva etapa.

Satisfacción, con matices, entre los hosteleros de la región

La Federación Regional de Empresarios de Hostelería y Turismo de Castilla-La Mancha ha mostrado su satisfacción al conocer que las medidas restrictivas que se aplican en el nivel 3 “se van a suavizar”, de modo que los interiores se mantendrán con un 50% de aforo y las terrazas a un 75%.

A falta de analizar su publicación en el Diario Oficial de Castilla-La Mancha, previsto para este miércoles, para el sector es importante que no se cierre el interior de los establecimientos, ya que únicamente con un 50% del exterior, en el caso de que se disponga de terraza, “es imposible mantener un negocio abierto”.

“Hay que tener en cuenta que son ya muchos los meses que estamos soportando cierres temporales y restricciones continuas”, han señalado en nota de prensa.

Los representantes de la Federación Regional de Empresarios de Hostelería y Turismo de Castilla-La Mancha así se lo transmitirán el próximo jueves, 22 de abril, al consejero de Sanidad, Jesús Fernández, y a la consejera de Economía, Empresas y Empleo, Patricia Franco, en la reunión que se va a mantener para plantear sus demandas sobre ayudas directas al sector y sobre la paulatina disminución de las restricciones que entienden que se deben de producir a partir de este momento, por la continuidad del sector y por la economía de la región.

Más información: