Lluvia sobre Guadalajara, durante una tormenta de abril de 2021. (Foto: La Crónic@)
Lluvia sobre Guadalajara, durante una tormenta de abril de 2021. (Foto: La Cró[email protected])

El tiempo anticiclónico, estable, sin apenas lluvias y con temperaturas más altas de lo normal para esta época del año concluirá este jueves, cuando entrará una borrasca profunda que está situada en el Atlántico norte y de la que saldrán frentes muy activos que llegarán a la Península y dejarán un final de octubre y una festividad de Todos los Santos marcada por las precipitaciones y el descenso térmico.

Según ha informado la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET), este sistema de frentes muy activos está parcialmente bloqueados por el anticiclón de las islas Azores. Pero este anticiclón se desplazará en los próximos días y dejará pasar un frente frío «muy activo» a partir de la segunda mitad del jueves por el noroeste peninsular.

Por su parte, Meteored precisa que al mismo tiempo que se desplaza hacia el sur el anticiclón de las Azores, en el norte del atlántico se creará un área de bajas presiones vasta que partirán desde Islandia. Tal situación favorecerá la llegada de vientos ábregos, húmedos y templados procedentes del mar Caribe y toda la Península estará afectada por ese «río atmosférico de humedad».

Con esa situación las precipitaciones serán generalizadas en toda la Península y en Baleares. En concreto, espera que la tarde del jueves el frente comience a penetrar por el noroeste peninsular y provocará un aumento de nubosidad en la zona, donde comenzarán a registrarse lluvias y chubascos que, en concreto en el oeste de Galicia podrán ser fuertes o persistentes.

El viernes las precipitaciones se extenderán hacia el este y afectarán a gran parte de la mitad noroeste peninsular y no se descarta que puedan afectar a otras zonas de la mitad oeste.

Con la entrada de este frente se esperan rachas fuertes en amplias zonas de montaña del tercio norte peninsular y un «acusado descenso» de las temperaturas en buena parte de la Península. Solo se librarán ese día el tercio este y el área Mediterránea.

Fin de semana lluvioso en toda España

Para el fin de semana, la AEMET prevé que según avance el frente, las precipitaciones se irán extendiendo a toda la Península y Baleares, aunque ve difícil precisar con esta antelación las zonas que recibirán las precipitaciones más intensas.

El episodio de lluvias comenzará a remitir el día 2 de noviembre, pero aún se mantendrán en algunas zonas de la Península y Baleares, pero ya no de manera generalizada.

Por su parte, Meteored destaca que el viernes el viento ábrego ganará en intensidad y las lluvias avanzarán por la mitad oeste, el centro de la Península desde el oeste hacia el este.

Las precipitaciones descargarán de forma persistente en el oeste de Castilla y León y Extremadura y a lo largo del día se extenderán a las provincias occidentales de Andalucía, donde podrían ser fuertes, Comunidad de Madrid, Castilla-La Mancha y a la cordillera Cantábrica. También persistirán en Galicia.

Respecto al fin de semana, Meteored pronostica que el puente de Todos los Santos estará marcado asimismo por la inestabilidad. En concreto, espera que el sábado los vientos del suoreste arrecien y dejen lluvias generalizadas en el interior y en el oeste de la Península.

Al final del día las lluvias llegarán al Pirineo, Baleares y noreste peninsular. Estas precipitaciones serán intensas y persistentes en puntos orientados al viento del sur o suroeste, como la cara meridional del sistema Central o el sur de Andalucía.

El domingo, octubre se despedirá con lluvias generalizadas por el noroeste y el lunes, día de Todos los Santos el viento podría comenzar a rolar hacia el noroeste, lo que provocará un descenso de las temperaturas. Las lluvias por su parte, ya quedarán restringidas a las regiones Bética, Cantábrica, a Baleares, Cataluña y Pirineos, donde bajará la cota de nieve.

En ese sentido, prevé que se puedan acumular más de 200 litros por metro cuadrado en zonas del sistema Central y superarán los 100 litros por metro cuadrado en Sierra Morena, Montes de Toledo y en el entorno de las Rías Bajas.