UGT ha reclamado este viernes que los salarios sigan subiendo, se establezcan sueldos mínimos por convenio de 1.000 euros y se continúe mejorando el salario mínimo interprofesional (SMI), todo con el objetivo de que los trabajadores ganen poder adquisitivo, se relance el consumo y se garantice un crecimiento económico sostenido ante las expectativas de ralentización.

El sindicato ha señalado que el actual escenario de baja inflación "es una consecuencia lógica de la década de crisis", donde los hogares experimentaron "fuertes pérdidas de poder adquisitivo".

En este escenario de "cautela", UGT vería una buena noticia la conformación, lo antes posible, de un Gobierno estable, que pueda redirigir los Presupuesto Generales del Estado "a un camino apropiado a este contexto económico".