Irene Bodega, con su primer libro publicado.
Irene Bodega, con su primer libro publicado.

La seguntina Irene Bodega, con tan sólo 16 años, acaba de publicar su primer libro, ‘La última reina’. De niña, le encantaba escuchar los cuentos que le contaban sus padres. Con especial cariño recuerda “Los tres mosqueteros”, pero también los cuentos clásicos, de Andersen, o las Aventuras de Gerónimo Stilton. Ahora es ella quien escribe.

Con once años ya era una gran aficionada a la mitología y a las novelas del género. “Quiero dedicarme a la investigación histórica o a la arqueología”, asegura Irene.

Cuenta que antes de escribir la novela ya la tenía en su mente, de principio a fin. Solo faltaba dividirla en escenas, capítulos y libros puesto que el argumento completo es demasiado largo e intenso como para desarrollarlo sólo en una única novela. Así, con poco más de trece años, tenía en su imaginación la saga entera de su mundo medieval en la imaginación.

Cuando terminó de escribir el primer libro, primero en un bloc, a mano, y luego en un texto de Word, lo encuadernó y se lo regaló a su madre, por su cumpleaños. “A ella le encanta leer. Le dije: ‘Mami he escrito un libro, a ver si te gusta’. Cuando lo leyó, se sorprendió muchísimo, pensó que tenía calidad para ser publicado y contactó con dos editoriales, a las que les envió el texto. “Un día, volviendo del instituto, me llamaron mi madre y mi hermana, muy contentas, para decirme que las dos editoriales estaban dispuestas a publicar mi novela. Fue un momento de muchísima alegría, casi de éxtasis. Tuve la sensación de haber hecho algo bien”, refiere la seguntina sobre el momento en que recibió la noticia.

Ya tiene acabados otros dos libros

De la fase de publicación, Irene está muy agradecida a su amiga Fani, a Celia su correctora, y por supuesto, a su madre. “Ellas siempre han sido sinceras conmigo, y su opinión me ha ayudado mucho”. La familia Bodega Casado se decantó por la editorial Círculo Rojo y, aunque el proceso se ralentizó por el COVID, finalmente, hace sólo unos días, llegaron los ejemplares en papel.

Irene ya tiene escritos el segundo y el tercer libro. Que se lleguen a publicar, depende del éxito del primero. “Si no hay suerte, seguiré escribiendo, pero a un nivel más familiar”, dice con los pies en la tierra, preparada para lo peor. Aunque también sueña con lo mejor: que algún día su obra pudiera llegar a convertirse en una serie de televisión. “Sería un sueño hecho realidad”, asegura.

El pasado viernes, Irene Bodega dejó en la Biblioteca municipal Fray José de Sigüenza un ejemplar firmado de su libro, que ha levantado grandes expectativas en la ciudad. En estos días ha recibido las felicitaciones de amigos y vecinos, y en general de Sigüenza. “Irene nos da un hermoso ejemplo de superación personal, de madurez y de sensibilidad, que aplaudimos”, afirma Ana Blasco, concejala de Cultura del Ayuntamiento de Sigüenza y profesora de Irene en el Instituto Vázquez de Arce. “Irene es un magnífico ejemplo de la educación en valores y de cómo el ambiente de una ciudad pequeña, en la que se respira la historia, incentiva el amor por los libros y la cultura. No nos queda sino invitarla a que contribuya con su participación a nuestro proyecto Letras Vivas Seguntinas”, añade María Jesús Merino, alcaldesa de Sigüenza.

Así es su primer libro…

Su estilo literario es una mezcla del de sus autores favoritos. Irene, lo describe muy gráficamente. “Cada autor es uno de los ladrillos que me han ayudado a construir mi estilo”, explica.

La saga, de ficción, inspirada en la Edad Media, gira en torno a la consecución de un imperio. Su singularidad viene marcada porque en lugar de la contar la historia de los ganadores o su gloria, se centra en los que serían personajes secundarios, aquellos que, con sus pasiones, renuncias y sacrificios, también hicieron posible la grandeza de ese imperio imaginario. “Cuento, por así decirlo, la otra cara del imperio”, señala.

El primer libro, recién publicado, presenta los personajes, da a conocer al lector su reino, el universo para el desarrollo de la novela. Los protagonistas se conocen, se sientan las bases de ese conflicto nacional en el que se desarrollará la saga, que alcanzará dimensiones internacionales, e involucrará a muchos otros reinos. “Me he inspirado en la historia de nuestro país, en la formación del que fue el imperio español, desde sus comienzos, con la unión dinástica entre los reinos de Castilla y Aragón, y todo lo que vino después”, explica.

La joven escritora se ve reflejada en el personaje de la primera protagonista. “Es la que más crecimiento tiene a lo largo de la saga, y es la que más actúa como yo lo haría. Algunos personajes son una mezcla de personas que conozco y a las que admiro, y de otras a las que me gustaría haber conocido”, asegura. Y, por supuesto, la historia y las calles de su ciudad, de Sigüenza, también han inspirado la saga de Irene. El Medievo seguntino, y sus personajes reales, también han sugestionado su proceso creativo.