Boixareu Rivera pasará a ser oficialmente La Carrera; lo que no cambiará es la sucesión de casas sin criterio salpicadas de solares. (Foto: La Crónic@)
Boixareu Rivera pasará a ser oficialmente La Carrera; lo que no cambiará es la sucesión de casas sin criterio salpicadas de solares. (Foto: La Crónic@)

El alcalde de la capital alcarreña, el socialista Alberto Rojo, ha firmado este miércoles el inicio de la retirada de seis nombres de calles dedicadas a “golpistas y personas relacionadas con la dictadura franquista”. Salvo en el caso Boixareu Rivera, que es una de las que cambian, las otras estarán dedicadas a vinculadas a la historia de Guadalajara.

Rojo lo ha anunciado este miércoles, durante el acto de inauguración, en el Parque de la Concordia , de un monolito en memoria y reconocimiento a los hombres y mujeres de Guadalajara deportados a los campos de concentración nazis entre 1940 y 1945.

“Es un deber legal pero sobre todo es un deber moral”, ha señalado el alcalde. Abundando en el argumento, ha considerado que, de la misma manera que nadie entendería poner el nombre de una calle a Hitler en Berlín, el Ayuntamiento de Guadalajara no entiende “estas posiciones de honor” para golpistas o personas destacadas en el franquismo.

De este modo, la calle y plaza de Boixareu Rivera pasarán a llamarse “de La Carrera”, que es como tradicionalmente siempre se han conocido en la capital alcarreña. También se caerán del callejero el General Moscardó Guzmán, la calle y travesía dedicadas a los hermanos Ros Emperador y la calle de Fernando Palanca. Todas ellas pasarán a ser conocidas con el nombre de una mujer.

Una comisión en busca de nuevos nombres, para honrar mujeres

El alcalde ha anunciado que ya se ha iniciado un estudio con una comisión “formada por 17 personas expertas” con el fin de que entre ellas se elabore un listado con veinte nombres de mujeres de la historia de la ciudad para “la apertura de un proceso participativo con el que poder sustituir los actuales nombres de calles” por el de algunas de ellas.

También ha avanzado que una de ellas llevará el nombre de María Pacheco, figura clave en el levantamiento comunero.

“Este Gobierno municipal está comprometido con la memoria democrática y pronto se verá también otro monumento en memoria de las víctimas de franquismo, porque nadie puede situarse del lado del odio sino de la libertad y la democracia”, ha añadido el regidor.

Víctimas del nazismo, recordadas en la Concordia

Monolito en la Concordia.
Monolito en la Concordia.

Sobre el propio acto, Rojo ha señalado que con este monolito se quiere recordar a las 129 víctimas de nazismo de la provincia en campos de concentración, doce de ellas de Guadalajara capital; un “modesto acto cargado de sentimiento”, que coincide con los 76 años de la liberación del campo de concentración de Mauthausen.

Un monolito que también es fruto de una moción respaldada por todos los grupos políticos en el Ayuntamiento de Guadalajara y respaldada por las asociaciones de la memoria y el Foro de la Memoria de Guadalajara.

Este acto se quiso celebrar el pasado año, coincidiendo con el 75 aniversario, pero no pudo ser debido a la pandemia, de ahí que se haya llevado a cabo este 5 mayo, con el fin de recordar a las víctimas del nazismo no solo de Guadalajara sino de toda España.

“Es un espacio para la memoria que nos recordará para siempre que como sociedad no se puede volver a cometer ese gran error. Es también un símbolo de libertad que reconforta y enseña”, ha aseverado.

De su lado, el presidente de la Diputación, José Luis Vega, ha recordado que este 5 de mayo se hace 76 años en que se produjo la liberación de Mauthausen, un “horror” que sufrieron miles de personas a causa del nazismo, 130 de ellos eran guadalajareños y también otra “terrible pandemia” en alusión a lo que fue el nazismo.

Vega ha realizado también un llamamiento a la concordia, la unión y la paz precisamente en el Parque de la Concordia de la ciudad.

A su vez, el portavoz del Foro de la Memoria de Guadalajara, Xulio García, considera que este monolito supone sobre todo un monumento en recuerdo a 129 guadalajareños, de los que 89 fueron asesinados, y que fueron exiliados en Francia y deportados a los campos de concentración nazis.

Para el presidente de las Cortes de Castilla-La Mancha este era, sin duda, un acto “imprescindible” porque “todos los demócratas tenemos una deuda pendiente con quienes defendieron la libertad y la democracia”.

Se ha preguntado cómo pudo ocurrir esta “absoluta calamidad” que fue el nazismo y ha felicitado al Ayuntamiento por la decisión de cambiar el nombre de las calles y ha calificado un “absoluto acierto” la dedicación de una de las calles a María Pacheco, muy vinculada a Guadalajara.

Tras felicitar a la recién elegida presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, deseándole éxito y suerte en las decisiones que adopte a partir de ahora, Bellido ha pedido no ser equidistantes ante situaciones de racismo sino apostar siempre por defender la libertad y la democracia; y ha añadido que Hitler alcanzó el poder con procesos democráticos y su discurso penetró en la sociedad lentamente.

Ha agradecido el compromiso de asociaciones como las que hoy han estado en este acto para no ser equidistantes con el racismo ni con la deshumanización que se da cuando “a un niño menor de edad se le denomina Mena y por eso es tan importante no ser equidistante”, ha señalado sin mencionar a nadie.

Entre los asistentes a este acto ha estado también la subdelegada del Gobierno, Mercedes Gómez, y el delegado de la Junta, Eusebio Robles, así como parlamentarios y cargos públicos, representantes de los sindicatos de clase, de las asociaciones de memoria y familiares de las personas deportadas a campos de concentración nazis.

Más información: