Los alcaldes de Alcalá y Guadalajara en un momento de euforia previa a las elecciones de 2019. El destino ha vuelto a poner sus caminos en paralelo, con Ciudadanos como denominador común.
Los alcaldes de Alcalá y Guadalajara en un momento de euforia previa a las elecciones de 2019. El destino ha vuelto a poner sus caminos en paralelo, con Ciudadanos como denominador común.

Desde este miércoles, el PSOE y Ciudadanos comparten gobierno municipal en Alcalá de Henares. El acuerdo lo han firmado en la mañana del 15 de diciembre de 2021 y recuerda mucho el alcanzado por ambas formaciones en Guadalajara en el ya lejano y prepandémico año de 2019: la Vicealcaldía y cuatro áreas de gobierno serán asumidas por ediles de la formación naranja. Ocuparán, más concretamente, la Concejalía delegada de Desarrollo Económico, Empleo y Formación; la de Industria y Transición Económica; la de Deportes y la de Régimen Interior.

Alcobendas y Leganés, precedentes en Madrid

En la propia Comunidad de Madrid ya se había producido un pacto entre socialistas y naranjas en Alcobendas, al principio de la legislatura, con la diferencia de que allí se decidió que hubiera una alternancia en la Alcaldía de dos años para cada formación. Hace muy pocas semanas, Leganés ha servido como antecedente de lo que acaba de ocurrir en la vecina ciudad alcalaína.

El alcalde de Alcalá, Javier Rodríguez Palacios, ha considerado que el pacto «es un buen acuerdo para la ciudad». El portavoz de Ciudadanos, Miguel Ángel Lezcano López, ha justificado la entrada de su grupo en el Gobierno complutense «para no permitir que gobiernen los extremos».

La militancia del PSOE en Alcalá de Henares había respaldado este domingo, de forma mayoritaria, la entrada de Ciudadanos de Ciudadanos en el Ayuntamiento. En la votación interna entre los afiliados, el 89,3% de los 197 participantes en dicho proceso interno votaron sí al acuerdo de coalición.

El caso de Alcalá llega apenas dos días después de que el vicealcalde de Guadalajara, Rafael Pérez Borda, lanzará graves advertencias al PSOE desde Toledo, en razón de su cargo regional. En Castilla-La Mancha son varias las instituciones que rigen los socialistas con el apoyo necesario de Ciudadanos, entre ellas, de forma destacada, el Ayuntamiento y la Diputación de Guadalajara.

Aquel lejano encuentro Rodríguez-Rojo

En abril de 2019, más de un mes antes de las elecciones municipales, el por entonces candidato del PSOE a la Alcaldía de Guadalajara, Alberto Rojo, mantenía una reunión con el ya veterano alcalde de Alcalá de Henares, Javier Rodríguez, con el objetivo de «compartir estrategias y diseñar acciones que faciliten la alianza entre Guadalajara y Alcalá de Henares».

De aquellas intenciones no se ha sabido que se haya resuelto nada en concreto.

Rojo sí puso  de manifiesto aquel día la necesidad de que Guadalajara «ejerza el rol de capital provincial» y asuma liderazgo en el Corredor del Henares. «La ciudad de Guadalajara ha vivido aislada en los 12 años de Gobierno de Antonio Román», lamentaba el candidato socialista y futuro alcalde gracias a Ciudadanos.

Javier Rodríguez, por su parte, subrayaba que a Alcalá y Guadalajara «nos une la historia, nos une un río, nos une el agua que bebemos y un espacio económico que hay que hacer más grande» y mostraba su convencimiento de que «con socialistas en los gobiernos regionales de Castilla-La Mancha y Madrid y en las alcaldías de Alcalá y Guadalajara habrá más progreso para los vecinos que viven en el Valle del Henares».

Tanto Alberto Rojo como Javier Rodríguez mostraron públicamente su compromiso de diseñar acciones tanto desde el punto de vista turístico, como económico, ambiental o educativo que permitan reforzar vínculos entre Guadalajara y Alcalá de Henares.

Más información: