Comienzo de las obras del ramal entre la A-2 y la Plaza de Europea, junto a Cuatro Caminos.

El primer teniente de alcalde y responsable del Área de Urbanismo, Rafael Pérez y el concejal de Obras, Jaime Sanz, se han desplazado en la mañana del jueves al punto de inicio de las obras de Cuatro Caminos. Se trata de construir un ramal directo, justo en la la salida 55A de la A-2, con la Plaza de Europa, sin necesidad de circular por la Glorieta de Cuatro Caminos.

Durante la visita, Rafael Pérez se ha referido a estos trabajos como “una obra muy esperada para descongestionar en parte el nudo de Cuatro Caminos” al tiempo que ha recordado que han sido “trabajos muy anunciados en el pasado pero nada ejecutados” para destacar que “han sido una prioridad para este equipo de Gobierno y por eso son hoy una realidad a pesar de las circunstancias actuales”.

El acta de replanteo se firmó el pasado día 7, y los trabajos, valorados en 189.058,73 euros, han comenzado también esta misma semana, con un plazo de ejecución de doce semanas. “Si todo va bien y el tiempo acompaña, veremos acabada la obra en los primeros días de diciembre, para unos accesos muy transitados en plena campaña comercial de Navidad”, ha asegurado el responsable de Urbanismo.

Ya el pasado mes de agosto, el Ayuntamiento de Guadalajara adjudicó a la empresa PAHERSA Construcciones S.A esta actuación, por tanto, se están cumpliendo los plazos avanzados por el alcalde de la ciudad, Alberto Rojo, el pasado mes de junio, escrupulosamente. El Ayuntamiento da cumplimiento así a su compromiso de desbloquear unas obras que vienen a mejorar la circulación en una zona de alta intensidad de la ciudad.
Este ramal ya fue reclamado al Ayuntamiento de Guadalajara por la Dirección General de Tráfico a primeros de 2018, si bien no se ejecutó en ese ejercicio, ni tampoco en 2019, al no haberlo presupuestado el anterior equipo de Gobierno.

Comienzo de las obras del ramal entre la A-2 y la Plaza de Europea, junto a Cuatro Caminos.

Mejor iluminación

El nuevo acceso se ejecutará sobre parte de la zona verde anexa al carril de desaceleración de la A2, y quedará completamente aislado del resto de carriles mediante hitos flexibles. Contará con 3.5 metros de ancho, 1 metro de arcén izquierdo, 1,5 metros de arcén derecho y 1 metro de Berna tras el arcén derechos.

Durante la ejecución de los trabajos, se repondrán los servicios afectados por los mismos como el sistema de riego, el sumidero de aguas y el alumbrado público, al que se incorporarán cuatro nuevos puntos de luz a los otros cuatro existentes en la actualidad.