6.2 C
Guadalajara
2 marzo 2024
InicioSucesosCuidado: Todavía roban en el interior de los coches

Cuidado: Todavía roban en el interior de los coches

Sin la profusión de hace décadas, sigue habiendo robos en el interior de los coches aparcados en la calle. Algunos nuevos delincuentes mantienen la tradición, como el penúltimo caso conocido en la provincia de Guadalajara.

-

Hace varias décadas, España sufría dos plagas muy distintas en lo referido a los delitos: numerosos atracos en los bancos a punta de «recortada» y multitud de robos en los coches, en la calle. Por entonces, lo que más se robaba eran los radiocassettes, como recordarán los más veteranos. Para atenuar la posibilidad de perderlo en mano de los amigos de los ajeno, se inventó el «extraíble», lo que obligada a los conductores a cargar con él hasta casa o, a la sumo, disimularlo debajo de un asiento.

De aquello queda el recuerdo y algunos nuevos delincuentes que mantienen la tradición, como el penúltimo caso conocido en la provincia de Guadalajara.

En los últimos tiempos, se han dado casos de todo tipo: adultos hechos y derechos que recurren a ganarse la vida rompiendo el coche del prójimo en Azuqueca o, por ejemplo, menores que acumulan robos en vehículos por más de un centenar en esa localidad o en la cercana Alovera, caso este último aún bien reciente.

Esta vez no se trataba de jóvenes inexpertos o de paso hacia otro país. Según se ha sabido, la Guardia Civil ha detenido en Azuqueca de Henares a un hombre de 46 años como supuesto autor, con la preceptiva presunción aplicada al caso aun siendo pillado manos a la obra, de al menos tres robos en el interior de otros tantos vehículos.

Los agentes se movilizaron tras recibir el aviso de una vecina de la localidad en el Puesto Principal de la Guardia Civil de Azuqueca de Henares, dando cuenta de cómo desde su domicilio estaba viendo a una persona que acababa de romper la ventanilla de un coche estacionado en la calle.

La acción de los guardias civiles fue lo bastante rápida como para, al llegar al lugar indicado, comprobar que este sujeto estaba sentado en el asiento del copiloto. Con buenos reflejos y al verse sorprendido, intentó darse a la fuga, pero fue alcanzado por la patrulla.

De la actividad de este individuo daba testimonio no solo la ventanilla rota de ese coche, sino también la de otro, a escasos metros. El propio detenido llevaba encima los útiles acostumbrados para forzar vehículos, más lo conseguido (presuntamente) en los robos, así como unos guantes ‘anticorte’ y un cuchillo de grandes dimensiones.


Más información: