Coche patrulla de la Guardia Civil.
Coche patrulla de la Guardia Civil.

La Guardia Civil de Ciudad Real ha desarticulado una banda integrada por tres sujetos, vecinos de Guadalajara. Destacarían, en todo caso, como ladrones trashumantes más que por los beneficios obtenidos por sus fechorías. Aun siendo tres y atribuyéndoseles un “palo” también en Trijueque, no tendrían nada que ver con los detenidos en un área de servicio de esa localidad a principios de este mes.  En su último trabajo se llevaron, supuestamente,  la recaudación de varias máquinas recreativas.

Hace ya cinco meses que la Guardia Civil tenía sobre la mesa una denuncia por un robo cometido en la localidad de Pozuelo de Calatrava (Ciudad Real). Una o varias personas habían roto la puerta del establecimiento y saqueado las tragaperras. Aquella noche se obtuvieron pruebas de que los tres ocupantes de un monovolumen habían estado merodeando por el establecimiento.

Tirando del hilo de ese ovillo se comprobó que los ahora detenidos vivían en la ciudad de Guadalajara, llegando a tiempo de comprobar que eran los supuestos autores de otro robo en Trijueque. En total, se les atribuyen robos en Moral y Pozuelo de Calatrava, Azuqueca de Henares, Cañamares, Mandayona y en la localidad madrileña de Meco.