Teresa Ribera, responsable del ministerio que gestiona el trasvase Tajo-Segura.
Teresa Ribera, responsable del ministerio que gestiona el trasvase Tajo-Segura.

Hace semanas, LA CRÓNICA se hizo eco de la noticia. El embalse de La Bujeda debería estar ya vaciado y en plenas obras de reparación, según lo decidido por el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico. No ha sido así. La consecuencia es que el embalse de Entrepeñas podrá soltar agua durante todo el verano hacia el Levante a través del trasvase Tajo-Segura, contrariamente a lo esperado. Además, desde hace meses no dejan de acumularse derivaciones, pendientes de ejecutar.

El mismo día que la Unión Europea anunciaba que no tocará una coma de la Directiva Marco del Agua, el Ministerio de Transición Ecológica aprobaba un nuevo trasvase de 38 hectómetros cúbicos y, lo que es más inesperado incluso, anunciaba que las anunciadas obras en La Bujeda no comenzaran hasta septiembre.

“Cuando quieran cortar, en septiembre, ya no quedará agua que llevarse porque planean hacer efectivos todos los trasvases pendientes durante los meses de julio y agosto, para no perder los derechos sobre esa agua”, aventura Francisco Pérez Torrecilla, representante de la Mancomunidad de Aguas de Municipios Colindantes de los Embalses de Entrepeñas y Buendía. “El Ministerio nos ha vuelto a dejar de lado y la CHT ha vuelto a actuar de mamporrera de la Confederación Hidrográfica del Segura”.

La Comisión Central de Explotación del Acueducto Tajo-Segura volvió a aprobar los obligatorios 38 Hm³ a que obliga la ley cuando los pantanos de cabecera están en Nivel 2. El Ministerio propone rebajar esa cifra hasta los 27 Hm³, una rebaja que los ribereños consideran insuficiente, según han reiterado este martes en nota de prensa.

“Vivimos un momento crítico en el que tanto el Tajo como el Mar Menor necesitaban de políticos valientes, capaces de tomar decisiones en defensa del Medio Ambiente y del patrimonio de los españoles; pero la cacareada Transición Ecológica es un giro de 360º, fuegos artificiales y tiempo perdido”, lamentan desde la asociación.

Más información: