No es habitual ver, oír o escuchar a Lucía de Luz ninguna palabra más alta que otra. El suyo es un estilo martilleante, pero tirando a monocorde. Esa norma dejó de serlo a las diez y cuarto de la mañana del jueves, 5 de septiembre de 2019, en el salón de plenos, cuando soltó un rotundo "Tiene usted mucho morro, señor Carnicero".

La cosa venía a cuento y como colofón de un debate de pim-pam-pum entre el Gobierno y la oposición contra el PP por las facturas que estos últimos dejaron de pagar y que ahora deben saldarse mediante procedimiento extrajudicial. Hasta ahí, lo normal.

En una de sus penúltimas intervenciones, el exvicealcalde Carnicero cedió a la tentación de recordar que Alique les había dejado en "herencia" los 20 millones de euros que hubo que pagar de forma imprevista a los propietarios de los terrenos de la ampliación de la Depuradora de Aguas Residuales, que recurrieron y ganaron en Albacete (y por goleada) lo recibido en primera instancia por la expropiación.

"Tiene usted mucho morro al citar el tema de la Depuradora y al alcalde Alique, porque si hay alguien responsable de ese desaguisado fue el alcalde Bris y el PP".

La concejala De Luz, que pronto teletrabajará por su estado gestante de buena esperanza, se quedó a gusto. El portavoz del PP no sangró, porque lo suyo es estar por ahora en un estado de constante añoranza del poder perdido y, como bien se sabe, los espíritus que vagan errantes y melancólicos no son de este mundo. Ya aterrizará, con costalada o sin ella.

El Pleno siguió con la ululante voz de Pérez Borda… hasta que también se cebó con Carnicero. Lo impensable, hecho realidad. Lo suyo hasta ahora y por costumbre, más que ensoñación ha venido siendo puro sueño. Por el que provoca cuando interviene, queremos decir. Eso está bien mientras no sea anuncio de futuras pesadillas. Pues bien: el gélido Pérez Borda también se encendió ante el primer y por ahora último vicealcalde de la ciudad: "Yo no vengo aquí a que usted me diga qué tengo que decir y cuándo puedo o no puedo hablar", le espetó con un tono que casi habría que definir como airado. Pues menos mal que estamos en vísperas de Ferias y se nos supone distendidos…

El caso es que  por entonces de lo que se hablaba era de la Ciudad del Transporte, el polígono ese donde tanto dinero se jugaba Hercesa y por el que tantos atascos se van a comer los conductores a cuenta de los camiones de las naves de logística de la CM-101.

Minucias todas, en cualquier caso, ya que realmente lo que tenía en un sinvivir a la ciudadanía sobre esta sesión, para qué lo vamos a negar, no era el dinero de las arcas municipales sino si le cambiamos o no el nombre al campo de fútbol. Quien lo dude, que se dé un garbeo por Twitter y lo compruebe. O que releea LA CRÓNICA, que es siempre más divertido, gratificante y gratis.

Sin ironía ninguna, el debate de este punto fue el más interesante de toda la sesión del Pleno de este 5 de septiembre de 2019. Se llenó de transaccionales y de propuestas alternativas a la moción inicial de Vox. Como si fuera realmente importante. O porque realmente lo era.

Y todo, el día en que Lucía de Luz habló del morro de Jaime Carnicero.