El
El "ofibús" de Caixabank sigue recorriendo la provincia de Guadalajara año y medio después.

En noviembre de 2019, el ofibús echaba a andar por las carreteras de la provincia. Se trata de un vehículo itinerante, puesto en servicio por CaixaBank para aquellas localidades de Guadalajara con menor población. Las posibles dudas sobre su eficacia se han despejado año y medio después, favorablemente.

La “oficina rodante” que supone este vehículo hace llegar las capacidades tecnológicas de CaixaBank también a los municipios rurales. Así ocurre, por ejemplo, con la tecnología contactless tan conocida en los cajeros de las ciudades.

Fuentes de la entidad insistían esta semana a LA CRÓNICA que el propósito de un servicio como este es “asegurar los servicios financieros a los habitantes de municipios pequeños, facilitando así la inclusión financiera”.

CaixaBank es la entidad financiera con mayor presencia en el ámbito rural español, aunque la distribución demográfica de la provincia de Guadalajara, con muchos núcleos pequeños y dispersos, se aparta mucho de la media y hace todo un bastantes más complicado.

Para el conjunto de España, Caixabank dispone de oficina en todas las poblaciones de más de 10.000 habitantes y en un 94% de las de más de 5.000 habitantes. “CaixaBank mantiene su compromiso de mantener la red rural de oficinas y no abandonar poblaciones”, reiteran desde el banco.

En la provincia de Guadalajara, el Ofibús recorre 16 pueblos. La ruta incluye a Hiendelaencina, Espinosa de Henares, Mandayona, Galve de Sorbe, Mazuecos, Almonacid de Zorita, Anguita, Peñalver, Budia, Villanueva de Alcorón, Humanes, Alcolea del Pinar, Torremocha del Campo, Villel de Mesa, Tortuera y Maranchón. El tiempo de permanencia en cada uno de ellos es variable, en razón de las necesidades de los clientes de cada pueblo: donde más horas pasa el ofibús es en Mazuecos, Almonacid de Zorita, Humanes, Espinosa y Budia; donde menos, en Hiendelaencina y Galve de Sorbe.

Empezó como “prueba” hace año y medio

Desde el inicio de esta experiencia, el horario de servicio se publica en los tablones de anuncios de los respectivos ayuntamientos.

En 2019, según aclaraba un portavoz del banco a LA CRÓNICA, se abordaba el arranque del ofibús en Guadalajara “en modo de prueba para verificar que efectivamente los cambios en el servicio permiten cubrir la demanda real de cada población. En caso de que las poblaciones consideren que no se ha hecho una estimación adecuada de las necesidades del servicio, la entidad está totalmente abierta a escuchar y estudiar cómo se puede mejorar la atención”. De acuerdo con el balance realizado tras este dilatado tiempo de puesta en marcha, el imaginativo servicio se habría mostrado idóneo para afrontar, y paliar, la situación de despoblación de muchas zonas de la provincia.

CaixaBank considera que con este nuevo servicio garantiza “la red rural para favorecer la cercanía al cliente y la inclusión financiera”. “El compromiso implica la necesidad de que el modelo sea también sostenible a largo plazo y que el servicio que se ofrezca esté ajustado a la demanda real”. Con los datos anteriores, parecen haberlo conseguido.

Más información: