Bloque de viviendas del 38 de la calle General Moscardó Guzmán, afectado por un incendio el 13 de septiembre de 2020.
Bloque de viviendas de la calle General Moscardó Guzmán, en Guadalajara, una de las que cambiará de nombre por su connotación franquista.

Esta muy bien lo de quitar nombres de franquistas del callejero de Guadalajara. En realidad, lo mejor sería continuar en este afán y borrar todos los nombres de todas las calles de la ciudad. Ese sí que sería un buen precedente y nos emparentaría con las más dinámicas urbes de Estados Unidos e incluso con las más humildes de Latinoamérica. En el continente de enfrente, al otro lado del Atlántico, lo urbanizado se divide en “calles” (si van de este a oeste) y en “carreras” (para las que discurren de norte a sur). 

Habrá lectores, especialmente aquellos que le pongan interés a LA CRÓNICA y no se queden sólo en el titular o en las cuatro primeras líneas, que habrán caído en la más grande de las objeciones de esta propuesta. Este paseante también tiene claro que para que la cosa funcione lo recomendable es que el trazado urbano sea regular, preferiblemente trazado a escuadra y cartabón, como acostumbraron los españoles y los criollos durante varios siglos por allí. No importa: agreguemos a nuestra propuesta la demolición masiva en Guadalajara para enderezar lo torcido o serpenteante. A tal fin ya contamos con la innegable ventaja de los solares existentes y los que están por llegar, así que no hay excusa ni vale arredrarse por las dificultades.

Solares en Guadalajara en mayo de 2021. (Foto: La Crónic@)
Solar en Guadalajara en mayo de 2021. (Foto: La Crónic@)

Con la nomenclatura abstracta del callejero nos haríamos más lío, ciertamente, hasta acostumbrarnos, pero nos evitaríamos de una vez tanta disputa por un quítame allá ese nombre. Todo sea por la convivencia o, al menos, por evitarnos el gasto en Paracetamol… que cada día está más caro en las farmacias. Los dolores de cabeza y los motivos para enfrentarnos nunca faltarán, como bien se ve en los países que numeran sus calles, pero por algún sitio habrá que empezar, alguna vez. Aunque sea para echarnos unas risas a cuenta del dinero público y no sólo para llorar.

En todo caso, siempre nos quedará París. Disculpará el lector la alusión viajera y pedante, pero ya puestos a reírnos de nosotros mismos hagamos gala (sin ser galos) de la siempre escasa francofilia y recordemos un buen ejemplo que se da, sí, en París. Allí permanece, cerca de la Place d’Italie la calle que se le dedicó hace más de un siglo, exactamente en 1905, a Louis Auguste Blanqui. Y no es una calle estrecha, sino un ancho bulevar. El homenajeado sería de lo más incómodo para muchos de nuestros representantes celtibéricos, ya que la vida de ese iconoclasta fue un canto continuo a la violencia política tan a las bravas que se encontró con la desafección del mismísimo Marx, que le consideraba un imprudente. Imaginen el percal. Pero en París a nadie se le ha ocurrido, jamás, apearle ni de los letreros de la calles ni de los libros de Historia, donde se sigue estudiando su volcánica biografía.

Cuando el tal Blanqui todavía andaba en pantalón corto, allá por 1814, en España nos lamíamos las heridas producidas por los ejércitos napoleónicos y nos aprestábamos a abrazar a otro de nuestros tiranos, el nunca bastante odiado Fernando VII. De aquel tiempo es el callejero que presentamos a continuación, como colofón de este ya inacabable artículo. Lo hemos tomado de enwada y con ello, en nuestro afán de instruir deleitando, damos opción para abrir nuevos debates, por si queremos apearle el tratamiento a alguna de nuestras calles más castizas y recuperar los orígenes de la ciudad, en su versión más decimonónica. Luego ya podríamos pasar a depurar los barrios del desarrollismo franquista y los de la especulación capitalista en versión local, donde tantos habitan felices.

Uno se malicia que siempre será más divertido curiosear lo de más abajo que atender a la polémica que ha suscitado, y que sigue suscitando, el penúltimo cambio del callejero de Guadalajara. Como si no hubiera un mañana. Como si no aprendiéramos del pasado.

Nombre actual En 1814
Alfonso López de Haro, Calle de Pastelería, Plazuela de la
Alvarfáñez de Minaya, Calle de Chorrillo, Calle del
Arcipreste de Hita, Calle de San Lázaro Alta, Calle de
Arcipreste de Hita, Calle de San Lázaro Baja, Callejuela de
Arcipreste de Hita, Calle de San Lázaro Baja, Calle de
Arrabal del Agua, Calle Arrabal del Agua, Calle del
Arrabal del Agua, Calle Arrabal de San Roque, Calle del
Bardales, Calle de Bardales, Calle de
Bejanque, Plaza de Bejanque, Puerta de
Beladíez, Plaza de Detrás de San Ginés, Calle
Caídos en la Guerra civil, Plaza de los Santiago , Plazuela de
Caídos en la Guerra Civil, Plaza de los Fábrica, Plazuela de la
Calderón, Cuesta de Calderón, Cuesta de
Calnuevas, Calle de Calnuevas, Calle de
Capitán Arenas, Calle del Peñalvera, Callejuela de
Capitán Boixareu Rivera, Plaza del Carrera, Calle de la
Capitán Luis Pizaño, Calle del Santo Dominguillo, Calle de
Capitán Luis Pizaño, Calle del Mercado, Calle del [?]
Concejo, Plaza del San Gil, Plazuela de
Dávalos, Plaza de Dávalos, Plaza de
Doctor Benito Hernando, Calle del Panaderos, Calle de
Doctor Benito Hernando, Calle del Caldereros, Calle de
Doctor Creus, Calle del Budierca, Calle de
Doctor Mayoral, Calle del Carbonería, Calle de la
Doctor Román Atienza, Calle del Cruz Verde, Plaza de la
Doctor Santiago Ramón y Cajal, Calle del Descalzas de Arriba, Calle de las
Doctor Santiago Ramón y Cajal, Calle del Arquillo de San Miguel, Calle del
Doctor Serrano, Calle del Madriles, Callejuela de
Don Pedro, Plazuela de Don Pedro, Fuente de
Francisco Torres, Calle de Torres, Plazuela de
General Prim, Plaza del Fuente de San Esteban, Plaza de la
Horno de San Gil, Calle del Horno de San Gil, Callejuela del
Ingeniero Mariño, Calle del Barrionuevo, Calle de
Juan Bautista Topete, Calle de San Nicolás a San Ginés, Calle de
Juan Miranda, Calle Miranda, Plazuela de
La Azucena, Calle Azucena, Calle de la
La Concordia, Parque de Eras, Plaza de las
Luis de Lucena, Calle de Boteros, Calle de
Madrid, Calle San Julián, Calle de
Marqués de Villamejor, Plazuela del Cotilla, Calle de la
Mártires Carmelitas, Calle de las Corralillos, Calle de los
Mayor, Calle Mayor, Calle
Mayor, Plaza Mayor, Plaza
Miguel de Cervantes, Calle de Estudio, Calle del
Mina, Calle de la Ronda, Callejuela de la
Montemar, Calle Montemar, Callejuela de
Moreno, Plaza de San Ginés, Plazuela de
Oñate, Plaza Oñate, Plazuela de
Padre Félix Flores, Calle de Santa Catalina , Calle de
Pedro Pascual, Calle de Lobo, Calle del
Pintor Antonio del Rincón, Calle de Figones, Calle de
Salazaras, Calle de las Salazaras, Calle de las
Salazaras, Calle de las Alamín, Calle del
San Esteban, Calle de Abrazamozas, Calle de
San Esteban, Plaza de Correo, Plazuela del
San Gil, Calle de San Gil, Callejuela de
San Juan de Dios, Plaza de San Juan de Dios, Calle de
San Miguel, Cuesta de San Miguel, Cuesta de
San Sebastián, Calle de San Sebastián , Calle de
Santa María, Plaza de Santa María, Plazuela de
Santa María, Plaza de Claustra de Santa María, Plazuela de la
Santo Domingo, Plaza de Santo Domingo, Plazuela de
Santo Domingo, Travesía Carmen, Calle del
Teniente Figueroa, Calle del Santa Clara, Calle de
Virgen de la Antigua actual [?], Calle Antigua, Calle de la
Virgen de la Antigua, Plaza de la Antigua, Plazuela de la
Virgen del Amparo, Calle Amparo, Calle del
Vizcondesa de Jorbalán, Calle de Pelota, Calle de la
Zaragoza, Calle Zaragoza, Calle de

Más artículos de El Paseante: