Un total de 34.779 castellano-manchegos estaban, a cierre de 2018, a la espera de una intervención quirúrgica en la región, lista que tan solo se ha reducido en 346 pacientes desde 2014, según ha dado a conocer la directora gerente del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha, Regina Leal.

Leal ha desvelado este dato durante la rueda de prensa que ha ofrecido este lunes en Toledo para dar cuenta del estado de las listas de espera en la región, que, a cierre de diciembre del pasado año, estaban conformadas por 88.470 personas, pendientes de una intervención quirúrgica, una primera consulta o una técnica diagnóstica.

La falta de quirófanos y el aumento del número de entradas de pacientes que esperan una cirugía provoca, según ha indicado la responsable del Sescam, que la lista no disminuya.