16.4 C
Guadalajara
12 abril 2024
InicioProvinciaLa ministra Valerio, en el homenaje póstumo a Isidoro Escolano en Alcolea

La ministra Valerio, en el homenaje póstumo a Isidoro Escolano en Alcolea

-

La ministra de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, Magdalena Valerio, se ha desplazado este sábado a Alcolea del Pinar, invitada por el Ayuntamiento de la localidad, para asistir al homenaje al alcalde fallecido en octubre pasado, Isidoro Escolano, y visitar la Casa de Piedra, cuya iluminación exterior ha sido renovada recientemente.

Valerio estuvo acompañada por la alcaldesa, Carmen Rojo, y por la Corporación municipal y otras autoridades, así como por numerosos vecinos, que también participaron en estos actos.
 
Tras la firma en el Libro de Honor del Ayuntamiento, se desplazaron hasta el lugar donde se ha instalado un monolito en recuerdo a Escolano, situado en el paseo que lleva su nombre y que une el casco urbano con la piscina municipal.

La ministra aseguró allí que “fue un buen alcalde, pero sobre todo una extraordinaria persona”, y quiso reconocer el compromiso que tuvo con su pueblo durante los casi 20 años en que ejerció como regidor, desde 1999 hasta su reciente fallecimiento. En este periodo, señaló, tuvo la oportunidad de coincidir con él cuando desempeñó la responsabilidad de delegada de la Junta de Castilla-La Mancha en Guadalajara, y pudo comprobar “su pasión por su pueblo y por mejorarlo siempre con nuevas ideas y proyectos”.
 
“España no sería lo que es sin esas personas como Isidoro, que ejercen lo que yo llamo un voluntariado social y político, como la inmensa mayoría de alcaldes y concejales que no solo no cobran por esa labor, sino que tienen que quitar tiempo de su vida, de su trabajo, su familia y su ocio para dar todo lo que pueden por sus vecinos”, afirmó Valerio.  
 
Después, visitó la Casa de Piedra, construcción emblemática de Alcolea del Pinar, excavada en roca a principios del siglo pasado por Lino Bueno, un vecino de la localidad que dedicó más de 20 años de su vida a esa tarea. Guiada por sus descendientes, Valerio quiso destacar el valor del esfuerzo y la tenacidad de este hombre, que recibió la medalla al Mérito en el Trabajo en 1929.