La superficie forestal afectada por incendios en Castilla-La Mancha se ha reducido en un 65 por ciento este verano respecto al año pasado.

Así lo ha puesto de manifiesto el consejero de Desarrollo Sostenible, José Luis Escudero, quien ha advertido de que estos datos no son definitivos ya que la campaña de incendios termina el 30 de septiembre.

En concreto, el consejero ha indicado que el año pasado por estas fechas había una superficie afectada que superaba las 6.000 hectáreas, y a día de hoy apenas es de unas 2.100 hectáreas.

También ha querido destacar que el 75 por ciento de los incendios registrados en la región han sido conatos y que apenas el 15 por ciento de todos los siniestros han sido incendios, algo que, a su juicio, “dice mucho de la eficacia del dispositivo del Plan Infocam”.

Por último, ha vuelto a pedir prudencia y colaboración a los ciudadanos de la región puesto que nueve de cada diez incendios forestales tienen como causa el origen humano. La gran mayoría se producen por negligencias cuando se sale al medio natural, ha dicho.